Dejanos tu e-mail

para recibir información sobre nuestras actividades
¿Cuánto es cinco más cuatro en número?
Nombre:
E-mail:

Sigla joven
Biblio SIGLA Catálogo Online Ingresar


Insucap

Facebook Sigla

twitter

Contacto

Sociedad de Integración

Gay Lésbica Argentina

Personería Jurídica 59/93 IGJ

Pasaje del Progreso 949 (C1424ATA),
Ciudad Autónoma de
Buenos Aires,
Argentina

Teléfono:
(+ 54 11) 4922 3351

Horarios de Atención:
Sábados de 17 a 21 hs.
En la semana consultar

Tenemos 91 invitados conectado
Repudio al documento del Episcopado Imprimir E-mail

Buenos Aires, 1 de diciembre del 2012

SIGLA, Sociedad de Integración Gay Lésbica Argentina, manifiesta su repudio al comunicado emitido por el Episcopado el 29 de Noviembre de 2012, especialmente en el párrafo que refiere al matrimonio y la familia. Nada puede ser anterior a la sociedad, ya que el Homo Sapiens es una especie gregaria; y la homosexualidad y las familias homoparentales han sido parte de la especie humana desde la aurora de la humanidad. La religiosidad es una necesidad humana por su poder espiritual y de consuelo, pero la religión es una institución que puede evolucionar en contra de la sociedad y el Estado. La Iglesia Católica sigue aferrada a sus orígenes monárquicos y aristocráticos, a su rechazo de la Revolución Francesa, de Lamarck y de Darwin, y a todo lo que es retardatario. Creemos que una separación total entre Iglesia  y Estado es indispensable para el avance de nuestra República, y que la tan demorada reforma del artículo 2do de la Constitución Nacional para perfeccionar la separación de la Iglesia del Estado debe llevarse a cabo cuanto antes. La Iglesia tiene derecho a ser propietaria de escuelas, y el Estado puede subvencionarlas con equidad para garantizar el derecho a la educación: pero no es posible que en esas escuelas se desoigan las indicaciones pedagógicas y educativas del Ministerio de Educación de la Nación. El incumplimiento de la Ley de Educación Sexual Integral debería dar origen a sanciones económicas progresivas a las escuelas rebeldes y sus autoridades.
Además, la Iglesia a pesar de sus declamaciones no atiende a la población de bajos recursos, ya que la clase humilde asiste masivamente a las escuelas de los veintitrés estados provinciales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En las provincias poseen porcentajes menores del sistema educativo, destinados a perpetuar su dominio ideológico sobre las clases destinadas a regir los Estados más católicos, retrógrados y conservadores de la Argentina. En la Ciudad de Buenos Aires, dado el predominio de clase media en su población, detenta más de la mitad de los establecimientos educativos y recibe ingentes cantidades de dinero del Estado de la Ciudad para mantener su control educativo e  ideológico, mientras el sistema estatal se deteriora y las leyes de protección a las minorías sexuales son desoídas por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Ninguna escuela de la Iglesia cumple con la Ley 2687, que manda hacer el 17 de mayo de todos los años actividades contra la discriminación a las minorías sexuales, mientras la Dirección General de Enseñanza Privada y el Gobierno de la Ciudad hacen la vista gorda. Repudiamos también la insinuación de que para el avance social y cultural de la clase humilde solamente se necesita educación y trabajo. La pobreza jamás le hizo bien a nadie, y es un deber del Estado Nacional ayudar a los más vulnerables, con los sistemas de pensiones y asignaciones universales, y atendiendo a la salud de los VIH positivos, cuidadosamente soslayados en este indignante documento.

Comisión Directiva de SIGLA (Sociedad de Integración Gay Lésbica Argentina)

Última actualización el Lunes, 03 de Diciembre de 2012 18:09