Dejanos tu e-mail

para recibir información sobre nuestras actividades
¿Cuánto es cinco más cuatro en número?
Nombre:
E-mail:

Sigla joven
Biblio SIGLA Catálogo Online Ingresar


Insucap

Facebook Sigla

twitter

Contacto

Sociedad de Integración

Gay Lésbica Argentina

Personería Jurídica 59/93 IGJ

Pasaje del Progreso 949 (C1424ATA),
Ciudad Autónoma de
Buenos Aires,
Argentina

Teléfono:
(+ 54 11) 4922 3351

Horarios de Atención:
Sábados de 17 a 21 hs.
En la semana consultar

Tenemos 135 invitados conectado
El papel HSH en la epidemia heterosexual Imprimir E-mail

En epidemiología del SIDA se necesita hacer fuertes distinciones entre clases sociales. En Estados Unidos los afronorteamericanos forman a rasgos gruesos las clases pobres y excluidas de aquel país; entre ellos el casamiento es culturalmente mandatario, y los comportamientos sexuales entre hombres (down-low) también lo son. Los contactos heterosexuales de esa epidemia son de alto riesgo, de mujeres con HSH y con UDI´s o infectados. Es un fuerte paralelo con la epidemia aparentemente heterosexual de nuestras clases humildes, donde el papel de los HSH no está descrito y la transmisión HSH ha sido ignorada.

 Publicado en la NEWSLETTER de la Internacional AIDS Society, Marzo 2009


RELEGADOS (Left Behind)

La Norteamérica Negra: Prioridad Olvidada en la Epidemia Mundial de SIDA

 

por Phill Wilson, Chief Executive Officer, Black AIDS Institute

 

En los círculos mundial de salud, es típico que se trace una marcada separación entre el SIDA en los países de ingreso bajo y medio y la epidemia en los países de ingreso algo. Si bien esta dicotomía refleja el hecho de que la abrumadora mayoría de las infecciones de VIH del mundo se producen en países en desarrollo, también oculta al menos un importante paralelo entre el SIDA en el Norte y el Sur del mundo. En los Estados Unidos, los negros están experimentado una de las epidemias más severas del mundo.

 

Una Carga Desproporcionada sobre los Negros Norteamericanos

 

Incluso en los años tempranos de la epidemia, el SIDA en los EEUU afectó desproporcionadamente a los norteamericanos negros. Entre 1981 y 1983, cuando los negros representaban solamente el 12% de la población de EEUU, representaban también el 26% de todos los casos notificados de SIDA.

En los años que han transcurrido, el VIH en los EEUU se ha concentrado todavía más fuertemente en la población negra. Ciertamente, los negros norteamericanos pueden tener niveles de infección más altos que muchos países de bajo ingreso. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EEUU [Centers for Disease Control and Prevention] (CDC) estiman que más de 500.000 de negros estadounidenses estaban viviendo con VIH en el 2006, representando el 46% de todas las infecciones de VIH. En el 2006, la prevalencia de VIH entre negros era casi ocho veces más alta que entre los blancos.1

Un reciente anàlisis de los CDC de incidencia de VIH en los EEUU indican que las personas negras siguen estando en un riesgo marcadamente más grande que otros grupos raciales o étnicos. En el 2006, los negros representaban Blacks accounted for 45% of new HIV infections. According to the CDC, the HIV incidence rate was almost 15 times higher among Black women than among their White counterparts.2

Incluso aunque la mortalidad nacional relativa al VIH ha caído más del 70% desde el advenimiento de la Terapia Antirretroviral Altamente Activa (HAART: Highly Active Antiretroviral Therapy), el SIDA sigue siendo la causa de muerte líder entre las mujeres negras de los EEUU de 25 a 34 años y la segunda causa líder de muerte entre hombres negros entre los 35 a 44. En el 2006, casi el doble de negros de los EEUU murieron de SIDA que blancos. Desde el comienzo de la epidemia, en números gruesos 218,000 personas negras de los EEUU murieron de SIDA.3

 

Dos Norteaméricas: SIDA y Raza en los EEUU.

 

El desproporcionado impacto de la epidemia en la Norteamérica negra refleja a la vez que magnifica las inequidades de larga data en los resultados de salud. La expectativa de vida entre los negros de los EEUU es cinco años más baja que en los norteamericanos blancos. 4

La mortalidad nfantil es 2.5 más alta entre los negros de los EEUU que entre los blancos. 5 más de uno en cada cinco (21%) norteamericanos blancos carecían de seguro de salud en el 2006, comparados con el 10.8% de los blancos.6 Estas disparidades de salud reproducen las inequidades socioeconómicas de los EEUU. El ingreso medio en una casa de raza negra era el 61% del ingreso medio de un hogar de blancos en el 2006. El porcentaje de norteamericanos negros que viven en la pobreza es casi tres veces más alto que el de los blancos. En el 2008, los negros tenían casi dos veces la probabilidad de los blancos de estar desempleados.7

 

SIDA y la Norteamérica Negra: Comparaciones Mundiales

 

Si la Norteamérica Negra fuese un país por derecho propio, tendría el decimosexto puesto en el ranking de países con mayor cantidad de personas viviendo con VIH. La cantidad de norteamericanos negros que viven con VIH es más grande que la población VIH de siete de los quince países focales del Plan de Emergencia para el SIDA del Presidente del Gobierno de los Estados Unidos [President’s Emergency Plan for AIDS Relief (PEPFAR)]. Fuera del África subsahariana, solamente cuatro países tienen prevalencia VIH mayor que la conservadora estimación del 2% de lapoblación negra de los EEUU.8

La prevalencia en general de VIH entre los negros de los EEUU es levemente menor que la mitad de la prevalencia estimada para el África subsahariana en su totalidad. En algunas partes de los EEUU, sin embargo, los negros experimentan niveles de infección que son comparables con los informados en países intensamente afectados. Por ejemplo, en nueve zonas de código postal de Detroit, Michigan, la prevalencia de VIH es equivalente a la prevalencia nacional estimada de Camerún.9

En el barrio de Manhattan en Ciudad de Nueva York, los varones blancos entre 40 y 54 años tienen un nivel de infección que se acerca a la seroprevalencia nacional de VIH de Sudáfrica.10 En Washington, D.C., la prevalencia de VIH en la capital del país más poderoso del mundo excede la prevalencia de VIH en Port-au-Prince, capital del país más pobre del Hemisferio Occidental.11

 

Una Epidemia Diversa

 

La epidemia de la Norteamérica Negra es un microcosmos de la epidemia mundial. Así como los jóvenes representaban una estimación del 45% de todas las nuevas infecciones de VIH mundialmente en el 2007, la juventud negra está en riesgo especialmente alto de infección en los EEUU. Junto con los jóvenes latinos, los jóvenes negros representaban el 77% de las nuevas infecciones de VIH entre los hombres que hacen sexo con hombres en Ciudad de Nueva York en el 2006.12

Los negros representan a grandes rasgos dos tercios de todas las infecciones de VIH prevalente e incidente entre mujeres de los EEUU.13 Los estudios de los EEUU han descubierto que muchas mujeres en alto riesgo de infección de VIH experimentan desbalances de poder por dominio del varón que les hacen difícil que puedan negociar el uso del condón.14 Entre un tercio y la mitad de las mujeres negras encuestadas informan haber sido abusadas sexualmente, con los niveles de abuso más altos notificados entre mujeres VIH positivas.15

Los varones negros representaban el 35% de todas las nuevas infecciones en el 2006 entre hombres que hacen sexo con hombres, y representan casi la mitad de los nuevos diagnósticos de VIH entre los usuarios varones de drogas inyectables.16 Tres cuartos de las infecciones prevalentes de VIH entre las mujeres negras fueron adquiridas heterosexualmente, a medida que la epidemia en la Norteamérica Negra se ha generalizado cada vez más en las últimas dos décadas. 17 En el Estado de Nueva York, la prevalencia de VIH es seis veces más alta entre internos negros de las prisiones que entre sus contrapartes blancas.18

 

Impedimentos para una Prevención de VIH Eficaz

 

Una cantidad de factores estorban los esfuerzos de prevenir las nuevas infecciones entre los norteamericanos negros. Aunque las encuestas indican que los norteamericanos negros tienen niveles de conciencia de VIH y preocupación por la epidemia superiores al promedio, la enfermedad sigue siendo altamente estigmatizada en muchas comunidades. Las ampliamente difundidas actitudes negativas de la comunidad hacia la homosexualidad hacen difícil implementar medidas de prevención efectivas entre varones negros que hacen sexo con hombres.

En su calidad de población en el máximo riesgo de infección, las personas negras también sufren desproporcionadamente del nivel relativamente bajo de apoyo del sector público a la prevención de VIH. De acuerdo con la Henry J. Kaiser Family Foundation, las actividades de prevención de VIH representan solamente el 4% del gasto total del gobierno de EEUU en HIV/AIDS.19

Una variedad de obstáculos de políticas también refrenan los esfuerzos de prevención de VIH en las comunidades negras. La prohibición de ayuda federal del gobierno de los EEUU para el intercambio de agujas y jeringas, mantenida durante dos décadas, ha forzado a las comunidades locales a depender de funciones filantrópicas o de apoyo del gobierno estatal o local para implementar esta probada estrategia de salud. La preferencia del gobierno de EEUU por la programación de educación sexual y prevención de VIH enfocada en la abstinencia para adolescentes en edad escolar también refrena la prestación de información de prevención que salvaría vidas entre los adolescentes negros, que están en riesgo desproporcionado de infectarse.

 

La Prestación de Cuidado y Tratamiento

 

Aunque una diversidad de programas en los EEUU trabajan para que el tratamiento VIH en los EEUU esté disponible con más amplitud, los negros que viven con VIH tienen una salud notablemente más endeble que sus contrapartes blancas. En la Ciudad de Nueva York, hogar de uno de cada siete casos de SIDA informados en los EEUU, los negros que viven con VIH tuvieron una tasa de mortalidad ajustada por edad que más que duplicó la tasa entre los blancos VIH positivos.20

Hay varias razones por las cuales los norteamericanos negros no se están beneficiando equitativamente de los avances médicos. Por ejemplo, muchas personas negras son diagnosticados tardíamente en el curso de la infección. En el 2006, el 38% de los negros a los que se les diagnosticó SIDA en los EEUU recibieron su diagnóstico de VIH dentro de los 12 meses anteriores..21 De acuerdo con encuestas en seis ciudades estadounidenses, los negros varones que tienen sexo con hombres tienen ocho veces más probabilidad de no estar conscientes de su infección de VIH que sus pares blancos.22

Muchos norteamericanos negros VIH positivos también experimentan condiciones de salud y desafíos de vida que complican su capacidad de adherir a los regímenes de tratamiento. En Ciudad de Nueva York, por ejemplo, los negros son el 62% de todas las personas sin hogar infectadas de VIH.23 El apoyo político disminuido para los programas domésticos de SIDA en los EEUU también estorba a los esfuerzos de prestar tratamiento eficaz a personas negras de bajo ingreso que viven con VIH. Desde el 2004 se ha mantenido bajo el fondeo para la Iniciativa en SIDA de Minorías del gobierno federal [federal Minority AIDS Initiative], que intenta proveer fondos específicos para enfrentar las barreras en cuidado de salud para las comunidades de color. En dólares reales, el fondeo del Programa federal Ryan White HIV/AIDS, que da apoyo a programas de cuidado y tratamiento a través del país, ha declinado esta década, forzando a varios estados a imponer listas de espera para disponibilidad de drogas antirretrovirales o a implementar estrategias de contención de costos, tales como formularios restringidos que limitan el acceso al tratamiento.24

 

Los Cambios Políticos Traen Nueva Esperanza

 

Los meses recientes han traído signos de un interés renovado en los temas domésticos del SIDA en los EEUU. Con la asistencia provista por el Black AIDS Institute, 12 organizaciones nacionales negras líderes y cuatro institutos universitarios [colleges] y universidades históricamente negras han desarrollado planes estratégicos de acción en SIDA y se han comprfometido a dar prioridad a los temas de SIDA en sus actividades organizacionales.

Durante su exitosa campaña de elección, el President Barack Obama se comprometió a un significativo fortalecimiento de los esfuerzos federales para enfrentar la epidemia doméstica. “Todos estamos enfermos por causa del SIDA – y todos estamos siendo testeados (=puestos a prueba) por esta crisis,” dijo en el 2006 el entonces candidato Obama. “[El SIDA] es una prueba no solamente de nuestra voluntad de responder, sino de nuestra capacidad de mirar más allá de las divisiones y debates artificiales que a menudo han dado forma a esa respuesta.”

Obama se comprometió a crear la primera Estrategia Nacional de SIDA del país, estableciendo blancos de desempeño con tiempo adjudicado y haciendo un mandato de la cooperación entre las muchas agencias federales que se involucran en actividades relativas al VIH.

 

References

1 Centers for Disease Control and Prevention (CDC). HIV Prevalence Estimates – United States, 2006, Morbidity and Mortality Weekly Report (MMWR), 2008, 57:1073–1076.

2 Hall, HI, et al. Estimation of HIV Incidence in the United States. Journal of the American Medical Association, 2008, 300:520–529.

3 HIV/AIDS Surveillance Report, Cases of HIV Infection and AIDS in the United States and Dependent Areas, 2006, vol. 18. Atlanta, Department of Health and Human Services (U.S.), CDC, 2008 (http://www.cdc.gov/hiv/topics/surveillance/resources/reports/2006report/default.htm, accessed 20 December 2008).

4 Health, United States, 2007. Hyattsville (MD), Department of Health and Human Services (U.S.), CDC, National Center for Health Statistics, 2007.

5 Ibid.

6 DeNavas-Walt C, Proctor B, Smith J. Income, Poverty and Health Insurance Coverage in the United States: 2006. Washington, DC, Department of Commerce (U.S.), Economics and Statistics Administration, U.S. Census Bureau, 2007 (http://www.census.gov/prod/2007pubs/p60-233.pdf, accessed 20 December 2008).

7 Ibid.; Employment Situation Summary – April 2008. Department of Labor (U.S.), Bureau of Labor Statistics, 2008.

8 2008 Report on the Global AIDS Epidemic. Geneva, UNAIDS, 2008.

9 January 2008 Quarterly HIV/AIDS Analysis: Detroit. Lansing (MI), Michigan Department of Community Health; 2008 Report on the Global AIDS Epidemic. Geneva, UNAIDS, 2008.

10 Nguyen T. Population-Based Prevalence Estimates of diagnosed and Undiagnosed City Department of Health and Mental Hygiene, 2007 (http://www.nyc.gov/html/doh/html/dires/epi_posters.shtml, accessed 24 May 2008).

11 District of Columbia HIV/AIDS Epidemiology Annual Report, 2007. Washington, DC, District of Columbia Department of Health, 2007.

12 Health Department Releases Estimate of Yearly HIV Infections (Press Release). New York City Department of Health and Mental Hygiene, 27 August 2008.

13 HIV/AIDS Surveillance Report, Cases of HIV Infection and AIDS in the United States and Dependent Areas, 2006, vol. 18, Table 9 and Table 21.

14 Crosby RA, et al. Sexual Agency Versus Relational Factors: A Study of Condom Use Antecedents Among High-Risk Young African-American Women. Sexual Health, 2008, 5:41-47.

15 Wyatt GE, et al. African-American Sexuality and HIV/AIDS: Recommendations for Future Research. Journal of the National Medical Association, 2008, 100:44–50.

16 CDC. Subpopulation Estimates from the HIV Incidence Surveillance System – United States, 2006. MMWR, 2008, 57:985-989.

17 HIV/AIDS Surveillance Report, Cases of HIV Infection and AIDS in the United States and Dependent Areas, 2006, vol. 18, Table 9.

18 Wang L, et al. Seroincidence among Inmates Entering New York State Correctional System. Poster, 9th Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections, Seattle, USA, 2002 (http://www.retroconference.org/2002/Posters/12665.pdf, accessed 16 June 2008).

19 U.S. Federal Funding for HIV/AIDS: The FY2009 Budget Request. Washington, DC, Henry J. Kaiser Family Foundation, 2008.

20 Information provided by HIV Epidemiology and Field Services Unit, New York City Department of Health and Mental Hygiene, October 2008.

21 HIV/AIDS Surveillance Report, Cases of HIV Infection and AIDS in the United States and Dependent Areas, 2006, vol. 18. (http://www.cdc.gov/hiv/topics/surveillance/resources/reports/2006report/default.htm, accessed 20 December 2008).

22 CDC. HIV Prevalence, Unrecognized Infection, and HIV Testing among Men Who Have Sex with Men – Five Cities, June 2004 – April 2005. MMWR, 2008, 54:1149–1153.

23 The Health of Homeless Adults in New York City. New York City Departments of Health and Mental Hygiene and Homeless Services, December 2005 (http://home2.nyc.gov/html/doh/downloads/pdf/epi/epi-homeless-200512.pdf, accessed 16 June 2008).

24 National ADAP Monitoring Project Annual Report, April 2008. Washington, DC, National Alliance of State and Territorial AIDS Directors, Henry J. Kaiser Family Foundation, 2008 (http://www.kff.org/hivaids/upload/7746.pdf, accessed 20 December 2008).