Dejanos tu e-mail

para recibir información sobre nuestras actividades
¿Cuánto es cinco más cuatro en número?
Nombre:
E-mail:

Sigla joven
Biblio SIGLA Catálogo Online Ingresar


Insucap

Facebook Sigla

twitter

Contacto

Sociedad de Integración

Gay Lésbica Argentina

Personería Jurídica 59/93 IGJ

Pasaje del Progreso 949 (C1424ATA),
Ciudad Autónoma de
Buenos Aires,
Argentina

Teléfono:
(+ 54 11) 4922 3351

Horarios de Atención:
Sábados de 17 a 21 hs.
En la semana consultar

Tenemos 177 invitados conectado
HSH casados, que hacen sexo con mujeres, transgéneros y trabajadores sexuales. Imprimir E-mail

El conjunto “HSH” incluye subgrupos: bisexuales (casados), homosexuales que tuvieron o tienen sexo con mujeres, gente que ha cambiado de género y trabajadores sexuales, en diferentes proporciones.

 

Sex Transm Infect 2008;84 (Suppl I) : i49–i56

Epidemiología de la conducta del varón con el mismo sexo e indicadores de salud asociados en países de bajo y mediano ingreso: estimaciones 2003–2007 Accepted 16 April 2008

CF Cáceres,1 K Konda,1 E R Segura,1 R Lyerla2

1 Cayetano Heredia University School of Public Health, Lima, Peru; 2 UNAIDS, Geneva, Switzerland

Correspondence to: Professor Carlos F Cáceres, Cayetano Heredia University, School of Public Health, Av Armendáriz 445, Lima 18, Perú; Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

RESUMEN

Objetivos: Conducir una reseña sistemática de datos publicados y no publicados de la investigación y de los sistemas de información de salud pública sobre la prevalencia del sexo varón-con-varón en el total de la población de varones; tanto en hombres que hacen sexo con hombres (HSH), datos sobre prevalencia de actividad heterosexual y uniones heterosexuales; prevalencia de uso de condón con parejas varones y mujeres, y prevalencia de infección de VIH y otras infecciones sexualmente transmitidas (ITSs).

Métodos: Se definieron indicadores claves (a) entre hombres en la población general: prevalencia de sexo con un hombre alguna vez y en el ultimo año; (b) entre HSH: prevalencia de experiencias heterosexuales alguna vez y el último año; proporción de transgéneros varón-mujer; proporción de trabajadores sexuales; pre­valencia de VIH y otras ITS, uso de condones en el último encuentro sexual; uso consistente de condón con hombres en el último año; nunca usó un condón con un hombre. Con ayuda de informantes clave, las investigaciones del estudio fueron conducidas en Pubmed, LILLACS, bases de datos institucionales, registros de conferencias y otras fuentes. Se estudiaron la metodología y la cualidad de la información, y se seleccionaron los mejores datos disponibles para 2003–7. Se usaron estimaciones de indicador de cada estudio para proponer gamas de estimación regionales.

Resultados: Un total de 83 nuevas entradas fueron ingresadas a la base de datos además de las previas 561, totalizando  644. De éstas, se seleccionaron 107 que mostraban datos del 2003–7. Muchos nuevos estudios vinieron del África subsahariana, dando la imagen de epidemias VIH escondidas entre los HSH. La estimación más frecuentemente informada fue la de VIH, con gamas de altas estimaciones en la mayoría de las regiones, excepto el Medio oriente y África Septentrional, y Europa oriental. El siguiente rubro informado con más frecuencia fue la frecuencia de sexo heterosexual en el curso de la vida, mostrando que en números groseros el 50% de los HSH habían tenido sexo alguna vez con una mujer. El pequeño número de estudios más nuevos que informaban prevalencia de ‘‘sexo con un hombre en los últimos 12 meses’’ entre 2003 y 2007, no proporcionaba suficiente nueva evidencia para revisar nuestra estimación del tamaño de las poblaciones de HSH en el 2005.

Conclusiones: Se identificaron una cantidad de nuevos estudios con estimaciones de relevancia para entender el comportamiento sexual y el VIH entre HSH, y hubo una cantidad alentadora de nuevos datos que provenían del África subsahariana. Sin embargo, persisten las limitaciones en la cualidad, utilidad y comparabilidad de información disponibles. Al menos tres mediciones pueden ser promovidas para usar en la vigilancia y los estudios académicos: los indicadores estandarizados para estudios HSH, las definiciones operacionales de variables y las instrucciones para describir esas variables; y diseños de investigación estandarizados y estrategias de recolección de datos. Un prerrequisito para todo esto es una defensoría intensa para asegurar un clima social en el que la investigación en estos temas sea prioritaria, haya recursos disponibles a medida que se necesitan y que los derechos humanos de los HSH sean respetados.

 

Los últimos dos años han visto una reemergencia del interés internacional en el papel de los hombres que hacen sexo con hombres (HSH el la epidemia de VIH en el mundo. Al menos tres reseñas y editoriales publicados en el 2007 han contribuido a este análisis y han subrayando la importancia de volver a focalizar el trabajo de prevención en estas poblaciones de modos más sensibles. Esto con toda probabilidad es el resultado de una combinación de rezones incluyendo: (a) datos alarmantes de países de ingreso más alto, donde se está produciendo una nueva ola de infecciones entre HSH, particularmente entre los que son más jóvenes (2); (b) cantidades crecientes de estudios de países de bajo y mediano ingreso, donde la carga más alta del VIH entre los HSH es un descubrimiento común (3); y (c) un reconocimiento más alto del rol de la exclusión social y la determinación en la determinación de un acceso menor a cuidado y prevención adecuados y, más en general, la vulnerabilidad incrementada al VIH entre los hombres que regularmente u ocasionalmente tienen sexo con otros hombres, sin tomar en cuenta su autoidentificación o su identificación social.

A pesar de la nueva información, los datos sobre transmisión de VIH a través de sexo entre hombres, y sobre la incidencia y prevalencia del VIH y otras infecciones sexualmente transmitidas (ITS) entre HSH son todavía malos en la mayor parte del mundo en desarrollo, e incluso en muchos países industrializados. Esto es sumamente evidente en el África subsahariana, África Septentrional, Oriente Medio, Europa Oriental y el Caribe. Sin embargo, incluso en Asia y Latinoamérica lose estudios conducidos generalmente carecen de una comprensión clara de estas poblaciones y sus diversos comportamientos, y el uso de términos y categorías no es consistente, lo que afecta la interpretación de los resultados. Además, se recolectan muchos datos que quedan subutilizados debido a la falta de un análisis sistemático, particularmente de las variables comportamentales.

Es claro que la investigación y vigilancia en las relaciones del mismo sexo entre varones y el VIH se enfrentan a muchos desafíos metodológicos y sociales. Si bien el uso de la categoría ‘‘HSH’’ subraya los aspectos comunes de los varones biológicos que tienen sexo con otros varones biológicos, echa sombras sobre su diversidad y dificulta el planeamiento de prevención y cuidado adecuados.(5) En gran parte del mundo, la mayoría de los HSH también tienen sexo con mujeres, y la baja prevalencia del uso del condón en el sexo tanto con sus parejas varones como mujeres puede conductor a una subestimación de la transmisión de los hombres a sus parejas mujeres.(6) Otra dificultad surge del hecho de que los datos de prevalencia generalmente son estimados a partir de muestras de HSH seleccionados entre las redes sexuales de alto riesgo, y por lo tanto no deberían ser usados juntamente con las estimaciones basadas en población de las cantidades de HSH (7); de otro modo, la cantidad de HSH VIH positivos sería sobreestimada. De modo similar, la existencia de personas transgéneros varón-a-mujer, particularmente en Asia Meridional y Sudoriental y en Latinoamérica, implica una perspectiva más matizada del sexo varón-a-varón. También afecta los modos en los que las cuestiones sexuales son interpretadas en las encuestas, particularmente dado el riesgo mucho más alto observado en este grupo. (7) Además, los marcos legales que criminalizan el comportamiento del mismo sexo, la homofobia, la discriminación y las violaciones a los derechos humanos proponen desafíos para la investigación así como la escalada de intervenciones y servicios dirigidos al acceso universal (8).

Estimar el tamaño de las poblaciones de hombres homosexualmente activos, así como su prevalencia de VIH y otras características, es crítico para la estimación de la carga del VIH en los países, y el planeamiento de prevención, tratamiento y cuidado, particularmente en los muchos países con epidemias concentradas en HSH. Para proveer una base científica para una determinación mejorada del rol del comportamiento sexual del mismo sexo en la epidemia de VIH en los países de bajo y mediano ingreso, se condujo en 2004-5 una reseña comisionada por ONUSIDA, y los resultados fueron ampliamente diseminados junto con diálogo informado y desarrollo de instrucciones para políticas. Aquí proveemos una actualización de esa reseña, que se beneficia de un número mayor de estudios de mejor cualidad. Adicionalmente esta reseña incluye indicadores no publicados previamente sobre prevalencia del VIH y comportamientos preventivos, y discurre sobre temas metodológicos adicionales. Se publicará separadamente un estudio paralelo sobre marcos legales, violencia, estigma y discriminación.

 

MÉTODOS

Los países de bajo y mediano ingresos fueron clasificados en nueve regiones: Asia (Oriental, Meridional, Sudoriental); África (Sudoriental y Centrooccidental); Europa Oriental/Asia Central; Oriente Medio/ África Septentrional [Middle-East North Africa] (MENA), Latinoamérica y el Caribe. Con pequeños ajustes (por ejemplo, inclusión de estimaciones de transgéneros), la base de datos Access previamente diseñada se usó para ingresar datos de nuevos estudios. Este estudio se concentró en los datos de 2003–7, que cubrieron tanto entradas preexistentes como nuevas, e incluyó papers reseñados por pares sobre datos que previamente habían estado solamente disponibles en resúmenes de conferencias.

 

Data collection

Searches were conducted in Pubmed and LILACS, conference databases, as well as outside libraries and databases such as the World Bank and the US Census Bureau. These were comple­mented by searches using more general search engines (for example, Google Scholar). Key reference people also helped locate national AIDS programme official reports and unpub­lished manuscripts. Studies were included if they showed information on at least one indicator found in the database. Data were entered centrally in Lima, except for some of the data for China (entered locally there). Availability of the full reference was key to assessing the methodology and quality of information in each report.

To systematise estimates of the proportion of MSM in the general male population, the following indicators were sought: ‘‘ever sex with a man’’, ‘‘ever anal sex with a man’’, ‘‘ever anal and/or oral sex with a man’’, as well as the same three indicators within specific timeframes (for example, last year, last 6 months). Similarly, to estimate the relevant character­istics of MSM in published studies, the following characteristics were sought: prevalence of HIV infection (for all MSM and also for male-to-female transgenders); HIV incidence; prevalence of other STIs, lifetime and timeframe specific experience of sex with women; prevalence of condom use in last anal sex with a man; prevalence and condom use in last sex with a woman; consistent condom use for anal sex with a man in specific timeframes; proportion of men who never used a condom with a man; proportion of MSM who are married to or cohabiting with a woman; proportion of MSM who are female/transgender identified; proportion of MSM who are sex workers.

 

Data quality assessment

During the first phase of this study, a five-point scale (that is, from excellent to poor) had been designed to assess the quality of each reference based on how informative it was to this analysis, a procedure followed in other databases with quality estimations.7 In this phase of the study, criteria for excellence were slightly stricter to reflect the higher number of formal publications. Nearly all reports selected for this update were accessed as peer-reviewed publications and met our criteria for excellence, except for regions where suboptimal data were the only available (for example, conference abstracts in the MENA region).

 

Data analysis

Summary tables were prepared to illustrate only the indicators most commonly used to estimate the size and characteristics of MSM populations per region—that is, indicators for which estimate ranges could be shown for more than one or two regions. These estimate ranges were, in principle, limited to data published during the last five years (that is, 2003–7). Data were not pooled within countries, given the extreme diversity of study designs and sampling schemes.

Specific issues were discussed—for example, the conceptual underpinnings of sexuality research, the methodological limita­tions of the studies reviewed, and also diversity of risk levels among MSM, which makes the estimation of the number of MSM living with HIV uncertain. Finally, a set of recommenda­tions were made on the present use of these estimates, and to improve the availability and quality of future research and surveillance data.

 

FINDINGS

Studies available

A total of 83 new entries were entered into the database that, in addition to the pre-existing 561, made a total of 644. Of these we selected the 107 showing data from 2003 to 2007, which included 14 studies from Africa, 62 from Asia, one from the Caribbean, five from Eastern Europe/Central Asia, 24 from Latin America and one from the MENA region. Compared to the data availability in 2004–5, this search reveals a substantial increase for Africa, and shows the continuation of a very active production of data in Asia and, to a lesser extent, in Latin America. By contrast, data from Eastern Europe/Central Asia were less available, and data from the Caribbean and the MENA region were virtually absent. About 45% of these studies used convenience samples, but a trend was observed towards increasing use of quotas, coupons or respondent-driven sam­pling. Only two of the 107 studies used random sampling techniques.

 

Estimaciones de la frecuencia de la conducta sexual varón-varón

La Tabla 1 muestra el número total de estudios y gama de estimaciones por región de los dos tipos de datos sobre prevalencia de actividad sexual del mismo sexo de varones para los que hay disponible información en las regiones (esto es, primordialmente alguna vez sexo con otro hombre, con 14 estudios, y también sexo con otro hombre en el último año, con tres estudios). Estos datos también son primordialmente de Asia y Latinoamérica, aunque en general se han conducido pocos estudios sobre conducta del mismo sexo de varones en la población general. En lugar de ello, de lose estudios de Asia Meridional uno incluye trabajadores sexuales y otro camioneros, y un estudio sudamericano informa sobre hombres desempleados de bajos ingresos, todas las cuales son poblaciones  que a menudo tienen tasas más altar de sexo varón-con-varón que la población general. Buscamos la variable ‘‘sexo anal con un hombre alguna vez’’ pero no la encontramos para este período, y la definición de sexo usada en estos estudios no era clara.

 

Frecuencia de actividad heterosexual y unión heterosexual entre HSH

La Tabla 2 muestra la cantidad de estudios y la gama de estimaciones para la prevalencia de sexo heterosexual entre HSH (en el curso de vida y en los 12 meses anteriores al estudio) y la proporción de HSH casados o unidos con una mujer.

 

Tabla 1 Estudios que proveen estimaciones de comportamiento sexual del mismo sexo varón-varón, 2003–7*

 

Prevalencia HSH, curso de vida No de estudios (gama de resultados) (%)

Sexo con un hombre, ultimo año No de estudios (gama de resultados) (%)

Referencias

Africa

2 (1–4)

ND

43, 44

Sudoriental

2 (1–4)

ND

 

Centrooccidental

ND

ND

 

Asia

7 (4–34)

1 (7) 21,

45–50

Este

2 (4–19)

ND

 

Sud

5 (8–34)

{ 1 (7)

 

Sudeste

ND

ND

 

Caribe

ND

ND

 

Europa Oriental y Asia Central

1 (3) ND 51

 

 

Latinoamérica

4 (3–15)

2 (1–14)

52–55

Medio Oriente y África del Norte

ND

ND

 

Total

14 (1–34)

{ 3 (1–14)

 

ND, no data

 

 

 

*Algunos estudios usaron hombres que asistían a clínicas de ITS como muestra de estudio.

 

{El extreme superior de esta gama es de dos estudios, uno en India donde el 23% de la población del estudio había vendido sexo, el otro entre camioneros de Bangladesh.

{Un paper muestra data de contacto sexual de varones en los últimos 6 meses.

 

Subpoblaciones HSH dentro de las muestras de estudio

La tabla 2 también muestra la proporción de HSH incluidos en estudios específicos que son (a) transgéneros y (b) trabajadores sexuales. La prevalencia tanto de HSH transgénero como de trabajadores sexuales entre los HSH es casi con absoluta certeza una aseveración artefactual relativa al estudio y a los diseños de muestreo de estos estudios, y no un retrato preciso de los HSH de estas regiones.

Tabla 2 Estudios que proveen estimaciones de actividad heterosexual y de la proporción de transgéneros y trabajadores sexuales entre los HSH, 2003–7*

 

Sexo Hétero  entre HSH, curso de vida,  Nro de estudios (gama de resultados) (%)

Sexo hétero entre HSH, año pasado. No de estudios (gama de resultados) (%)

Proporción de HSH casados. Nro de estudios (gama de resultados) (%)

Transgéneros entre los HSH Nro de estudios gaa de resultados) (%)

Trabajadores sexuales entre HSH Nro de estudios (gama de resultados) (%)

Referencias

Africa

3 (41–86)

2 (50–69)

2 (8–15)

1 (2)

2 (74–76)

37–39, 44, 56–59

Sudoriental

1 (41)

2 (50–69)

ND

ND

2 (74–76)

 

Centroocidental

2 (46–86)

ND

2 (8–15)

1 (2)

ND

 

Asia

9 (25–73)

10 (11–98)

12 (3–42)

3 (2–63)

6 (12–64)

13, 15, 17, 18, 21, 22,

33, 40, 46, 60–69

Este

5 (50–73)

2 (11–52)

7 (7–29){

ND

1 (17)

 

Sud

1 (68)

2 (20–98)

3 (21–42)

2 (10–63)

2 (23–64)

 

Sudeste

3 (25–61){

4 (40–70)

2 (3–13)

1 (2)

3 (12–58)

 

Caribe

1 (78)

ND

1 (41)

ND

1 (45)

70

Europa Oriental y Asia Central

2 (44–53)

ND

1 (7)

ND

2 (5%–15)

31, 32, 71

Latinoamérica

5 (25–64)"

4 (8–30)1

1 (5)**

4 (4.3–19)

6 (10–31)

23–29, 34, 35, 72, 73

Medio Este y Africa del Norte

ND

ND

1 (16)

ND

ND

74

Total

20 (25–86)

6 (8–98)

16 (3–42)

7 (2–63)

13 (5–76)

 

ND, no data.

*Some studies include data on male commercial sex workers and/or transgender populations such as hijras.
{Lower range is from Bangkok, Thailand.

{Lower range is from Beijing, China.

"Highest rate comes from El Salvador and the remaining rates are equal to or lower than 31.7%. One report from each of five Central American countries.

1Includes one study from Peru showing a prevalence of heterosexual sex of 29.6% among all MSM but limited to the last 3 months.
**All data come from one paper showing pooled data from five countries—El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua and Panama. Value per country ranges from 1.2%–10.1%.

 

Prevalencia e incidencia de VIH

La Tabla 3 muestra el número total de estudios que informan datos sobre prevalencia de VIH entre poblaciones HSH y transgénero. Tanto en Asia Meridional como Asia Sudoriental la prevalencia de VIH fue altamente variable dentro de cada región. Esto condujo a una separación de estudio por país, y en el caso de India a informar separadamente el norte y el sur de la India. Para las tasas de VIH informadas desde Latinoamérica se observa también una amplia variación tanto en las cifras de prevalencia como en el número de estudios por país, de modo que las estimaciones también fueron presentadas por país. La prevalencia de VIH entre los HSH transgéneros es más alta que las estimaciones de VIH entre HSH, evidencia del riesgo y marginalización incrementados de este grupo. Solamente un estudio informa la incidencia entre HSH de alto riesgo en Perú en el 2002, en 5.1 casos (95% CI: 3.1 a 8.3) por 100 personas año observados (9).

 

Conductas preventivas entre HSH

La Tabla 3 también muestra estimaciones de prevalencia de comportamientos preventivos entre HSH (esto es, uso de condón en el ultimo sexo anal con un hombre, uso consistente de condón para sexo anal con un hombre durante el ultimo año y nunca haber usado un condón con un hombre).

 

Tabla 3 Estudios que proveen estimaciones de la prevalencia de infección VIH y comportamientos preventivas entre HSH 2003–7*

 

Prevalence of HIV In MSM No of studies (range of results) (%)

HIV prevalence among transgender No of studies (range of results) (%)

Used condom last anal sex with a man No of studies (range of results) (%)

Consistent condom use for anal sex with a man, last year No of studies (range of results) (%)

Never used a condom with a man No of studies (range of results) (%)

Referencias

Africa

4 (9–25)

ND

2 (6–47)

1 (12–18)

1 (21)

33, 37, 44, 59

Sudoriental

3 (9–25)

ND

2 (6–47)

1 (18){{

ND

 

CentroOccidental

1 (22)

ND

ND

1 (11.6)

1 (21)

 

Asia

37 (0–40)

7 (0.2–56)

8 (0–82)

4 (0–40)

3 (56–98)

10, 13–16, 18, 20–

Sud

14 (0–6)

ND

2 (32–63)

3 (0–40)

ND

22, 40, 46, 61,

oriental

9 (0–18)

5 (0.2–56)

1 (20)

1 (20)

3 (56–98){

63, 68, 69, 75, 76

Nepal

2 (4–5)

 

 

 

 

Bangladesh

3 (0)

3 (0.2–1)

 

 

 

 

India Septentrional

1 (2)

ND

 

 

 

 

India Meridional

3 (11–18)

2 (40–56)

 

 

 

 

Sudoriental

12 (0–28)

2 (7–22)

3 (30–82)

ND

ND

 

Vietnam/Indonesia

8 (0–14){

ND

 

 

 

 

Tailandia

3 (17–28)

ND

 

 

 

 

Caribe

1 (11)

ND

1 (77)

1 (54)**

ND

70

Europa Oriental y  Asia Central

2 (2–5)

ND

2 (37–58)

ND

ND

30, 31, 71

Latinoamérica

10 (8–51)"

1 (32)

2 (47–54 pareja estable; 56–61 casual)

1 (64)**

1 (24)

24, 25, 29, 34–36, 72–74, 77–81

Perú

3 (10–22)

1 (32)

1 (pareja estable  54% casual  56)

ND

ND

29, 35, 72

Argentina

5 (9–51)

ND

ND

ND

ND

36, 77–80

Bolivia

1 (21)

ND

ND

ND

ND

80

Colombia

1 (20)

ND

ND

ND

ND

80

Uruguay

1 (22)

ND

ND

ND

ND

80

Paraguay

1 (13)

ND

ND

ND

ND

80

México

1 (15)

ND

ND

1 (64)**

ND

81

Central América 1

1 (8–15)

1 (24)

1 (pareja estable 47 casual 61) 1

ND

ND

24, 34

Medio Este y África del Norte

1 (1.4)

ND

ND

ND

ND

74

Total

59 (0–51)

9 (0.2–56)

13 (0–82.0)

5 (0–40)

5 (21–98)

 

ND, no data.
*Some studies include data on male commercial sex workers and/or transgender populations such as hijras.
{The lowest prevalences were found in non-urban regions.
{Highest estimate is among truck drivers in Bangladesh.
"Highest rates (36.5% and 50.9%) come from studies conducted in El Salvador (as part of HIV sentinel surveillance) and Argentina (convenience sample at NGO serving MSM).
1 Countries included El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua and Panama.

**In both cases the estimates refers to the last 6 months.

{{Last 3 months.

 

Other STIs

Although the majority of studies have focused on HIV infection, other STIs have also been studied among MSM populations. The prevalence of syphilis in one study in Africa (Senegal) was 4.3%. In South Asia three studies report syphilis prevalence (that is, 1.5% in Bangladesh, 2.5% in Nepal and 25% in India), and the higher rate was from a study where 64% of the population were male sex workers.(10-12) In South-East Asia three studies found syphilis prevalence to be between 5.5% and 15.5%,(11-15) while in the nine studies from China syphilis prevalence ranged from 2.6 to 13.5%.(14-22) In Latin America, syphilis prevalence was reported in seven studies and ranged from 5.0% to 29%, with highest figures for Argentina (17%) and Peru (29%).(23-29) From Eastern Europe and Central Asia, three studies from Moldova, Croatia and Russia reported prevalences between 10% and 11%.(30-32) No syphilis prevalence data were found from the Caribbean or from the Middle East and North Africa.

Chlamydia and gonorrhoea were primarily tested within the same studies. In the one African study prevalences of chlamydia and gonorrhoea were 4.1% and 5.4%, respectively.(33) The only study in South Asia was conducted in Nepal with 2.1% of chlamydia infection and 1.7% gonorrhoea infection,(12) and the study in South-East Asia conducted in East Timor found prevalences of 14.9% for chlamydia infection and 16.1% for gonorrhoea infection.(13) Two studies in China found chlamydia prevalences of 5.5% and 8.0%, and one of those also reports a gonorrhoea prevalence of 2.7%.(19-20) In Latin America, only two studies were found with chlamydia and gonorrhoea prevalence estimates: one from Honduras, reporting 12% and 9%, respectively(24) and another from Peru, reporting 2.4% and 0.0%, respectively.(29) For Eastern Europe and Central Asia, only one study from Croatia (estimating 9% for chlamydia and 13% for gonorrhoea)(31) and another from Russia (estimating 5% and 2.5%, respectively) (32) were found. No data from other regions was identified.

Herpes simplex virus (HSV) type 2 infection was reported in three studies in Asia: China 7.8%,(20) Nepal 11.8%(12) and East Timor 29.1%(13); seven studies in Latin America (Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Panama and Peru, with prevalences ranging between 43% and 72% (29-34-35); and one study from Eastern Europe (Croatia, 9.4% (31)). No studies were found from other regions.

Hepatitis B infection was tested for in five studies in Asia, including four in China (with prevalences ranging from 7.5% to (14-20) and one in Vietnam (reporting a prevalence of 31.0%(14); similarly, from two studies in Argentina (with figures between 22% and 38% (28-34)) and one study from Croatia (with a prevalence of 17.9%(31)). No studies from other regions were found.

 

Knowledge and beliefs

An analysis of knowledge and beliefs regarding sexual practices and risk among MSM was beyond the scope of this review. However, some studies also reported on beliefs about anal sex and HIV risk among MSM. In one study from Africa 55% of MSM believed that prevention messages concerning vaginal sex did not apply to anal sex,(37) and in another study 73% of MSM thought that anal sex was safer than vaginal sex.(39) These beliefs were evidenced in a third study where participants reported higher condom use for vaginal than for anal sex and frequently blamed their female partners for giving them an STI.(39) In South Asia, a study among transgender people found that only 14.2% perceived any risk of HIV infection despite practising receptive anal sex and 64% of the sample were sex workers. (40) In South-East Asia one study showed that 33% of MSM thought that vaginal sex was safer than anal sex.(14)

 

DISCUSIÓN

La focalización reemergente en hombres que hacen sexo con hombres, tomándolos como componentes clave en la lucha para alcanzar acceso universal a la prevención y cuidado de VIH (2) constituye un buen desarrollo en la política de salud mundial. Hay disponible abrumadora evidencia sobre la carga de VIH generalmente alta entre las poblaciones HSH del mundo, como lo ha mostrado el elocuente metanálisis de datos de prevalencia VIH hecho por Baral et al(3). Sin embargo, emerge el desafío de asegurar que este interés aumentado y los recursos de hecho conduzcan a intervenciones renovadas en la prevención, tratamiento y cuidado de VIH/SIDA que pueda llegar a la mayoría de los HSH en la mayoría de los países, de acuerdo con sus necesidades y de modos sensibles, eficaces y sostenibles.

Una planeación mejorada de servicios de prevención tratamiento y cuidado en países de bajo y mediano ingreso requiere evidencia sólida de diferentes terrenos. Primero, deberían estudiarse las cantidades de HSH en cada país. Segundo, debe ser determinada para estimar el riesgo la frecuencia de prácticas específicas asociadas con probabilidades variables de transmisión (por ejemplo, sexo anal, uso consistente del condón). Tercero, el grado de participación de estos hombres en el sexo y las uniones heterosexuales mejoraría la comprensión de las redes sexuales de sus comunidades y, especialmente, los modos en que estos hombres pueden o no pueden ser alcanzados. Cuarto, los datos en la proporción de HSH que son transgéneros de varón a mujer o trabajadores sexuales, dos poblaciones especiales de las que se cree que están en riesgo más alto de VIH, también ayudaría interpretar mejor la composición de las poblaciones específicas de estudio, y proveerá información clave para estrategias de prevención. Quinto, los datos sobre prevalencia, incidencia y tendencias de VIH/ITS entre HSH ayudarían a definir el tipo y tamaño de las epidemias específicas y a seleccionar intervenciones y esquemas de monitoreo adecuados (6) Sexto, los datos de conocimiento, creencias y prácticas relativas al VIH son también fundamentales para definir el contenido y las estrategias de prevención, Séptimo, los datos sobre el nivel de organización de comunidad y nivel de participación en tales organizaciones también mostrarían el rol potencial de las organizaciones comunitarias como socias e implementadotas de de actividades de prevención y cuidado. En último término, pero no lo menos importante, los datos sobre los marcos legales la frecuencia de crímenes de odio y discriminación son cruciales para conducir intervenciones estructurales en la forma de defensoría ante los gobiernos y las organizaciones internacionales para asegurar que cualquiera de las metas mencionadas arriba será posible.

Esta reseña buscó identificar y resumir algunos de estos tipos de datos. Como desarrollo positivo desde nuestra reseña anterior, la cantidad de estudios focalizados en HSH y VIH ha aumentado en el África subsahariana, donde hasta recientemente no había disponible virtualmente ninguna información. Estas nuevas estimaciones están confirmado que hay poblaciones identificables de HSH en el África subsahariana, y que la carga de VIH entre ellos es al menos tan alta como entre los heterosexuales. Como ha señalado van Griensven,(41) el avance en el control del VIH en la población general de esa región puede permitir una focalización en poblaciones específicas donde el VIH tiene un potencial superior para desarrollarse, particularmente si muchos HSH hay sido expuesto solamente a prevención de transmisión heterosexual. Hasta la fecha no se han adjudicado recursos a programas focalizados en HSH en esta región.

Inversamente, la información de la región Medio Oriente y Africa del Norte es tan limitada como antes, reflejando la situación extremadamente difícil de los derechos humanos de los HSH en algunos países, y probablemente la impracticabilidad de trabajo adecuado de prevención de VIH orientado a los HSH en el momento actual. Esta región es un ejemplo de la necesidad urgente de enfocar el contexto social y político antes de que ni siquiera puedan empezar a recolectarse datos más significativos que no pongan a los participantes de la investigación en riesgo de violencia del estado en primer lugar.

La mayoría de lose estudios del período más reciente vinieron de Asia, lo que refleja el interés crecientes de muchos países (incluyendo a China) y muchos actores internacionales en la comprensión de la vulnerabilidad de esta población, con algo de progreso paralelo en el medio legal. Algunos estudios también vinieron de Latinoamérica, aunque no eran tan abarcadores como se esperaría en una región donde los contextos legales son probablemente los más favorables en todos los países de bajo y mediano ingreso. Finalmente, se encontró una información limitada de Europa Oriental y Asia Cent6ral, reconocida como región principalmente afectada por una epidemia de usuarios de droga inyectable, o del Caribe, donde el estigma sobre la homosexualidad es todavía considerado apabullante.

Sin embargo, la disponibilidad de datos no es suficiente para llenar las necesidades de evidencia de políticas y programas. Las limitaciones de estudio descritas previamente (7) persisten, afectan la utilidad de los datos para dar información a proyecciones y planeamiento en gran escala. Estos datos disponibles son demostrativos de la falta de una definición de ‘‘sex’’ consignada o bien en los papers que describen estudios o en los estudios mismos. El hecho de si los participantes entendieron ‘‘sexo’’ como cualquier acto sexual o específicamente como penetración anal (o anal/oral) sigue siendo ambiguo a pesar de su implicación de atribución de riesgo. De modo similar, el uso de condón es determinado de modos distintos (por ejemplo, marcos temporales no consistentes; en general o por tipo de pareja; focalizado en el uso en el último sexo tenido), lo que hace muy limitada la comparabilidad.

Los marcos temporales también se usan con poca consistencia en los estudios (por ejemplo, el último mes, los últimos seis meses o doce meses, toda la vida) y no siempre la elección de un marco temporal es la mejor. La experiencia reciente (por ejemplo, los últimos 12 meses) puede indicar exposición reciente y también presentar riesgo de transmisión o adquisición del VIH, lo que resulta en la más alta utilidad para políticas y programas. Sin embargo, la experiencia de sexo con otros hombres a lo largo de toda la vida es útil para determinar los factores de riesgo del curso de vida asociados con la infección de VIH. En consecuencia, hacer las dos preguntas (esto es, la experiencia en toda la vida y la reciente) provee simultáneamente información sobre variaciones locales en la conducta sexual del varón y también permite la estratificación de la exposición en dos niveles, permitiendo así una comprensión más matizada del riesgo y la vulnerabilidad. La mayoría de lose estudios identificados como los que proveen estimaciones de la proporción de HSH entre los varones de la población general solamente determinaron la experiencia a lo largo de la vida de sexo con otros hombres, una estimación que arroja una amplia diversidad de niveles de riesgo entre hombres. Sin embargo, las cifras de prevalencia de VIH entre HSH son generalmente estimadas entre los HSH de más alto riesgo en muestras de conveniencia en el contexto de vigilancia centinela. Los tamaños de las poblaciones de HSH en el más alto riesgo deben probablemente ser determinados a través de otras metodologías, por ejemplo, análisis de captura-recaptura.

La mayoría de lose estudios ni siquiera explican cómo trataron a los transgéneros de varón a mujer en sus diseños de estudio, particularmente cuando se preguntaba sobre ‘‘sexo con otros hombres’’, de modo que los lectores no tenían en claro cuáles eran los esfuerzos de los investigadores para tratar con este tema. La proporción de transgéneros en las muestras de HSH es también problemática, ya que no parece reflejar una proporción basada en la población, sino más bien un efecto de muestreo de conveniencia basado en la visibilidad superior, el riesgo superior (como con los trabajadores sexuales) o la necesidad económica. El desarrollo emergente del activismo transgénero en los países de bajo y mediano ingreso está empujando en contra de su unificación dentro del rótulo HSH. Como estas poblaciones son socialmente diferentes y su nivel de riesgo es aparentemente más alto comparados con otros HSH, deben hacerse esfuerzos para proveer estimaciones separadas para esta población en el futuro, y desarrollar programas especiales para ellos. Esto es especialmente importante para regiones donde se autoidentifican y son socialmente reconocidos como diferentes de otros HSH (esto es, Latinoamérica y Asia).

El pequeño número de estudios nuevos que informan prevalencia de ‘‘sexo con un hombre en los últimos 12 meses’’ entre 2003 y 2007, no produjo suficiente evidencia nueva para revisar nuestras estimaciones de tamaño previas de las poblaciones HSH (7). Como la última vez, el indicador más frecuentemente estimado fue la prevalencia de VIH, que mostraba cifras por encima del 10% de una a otra región, excepto la región Africa del Norte y Medio Oriente, y en Europa Oriental. Las estimaciones de sexo heterosexual en el curso de vida entre los HSH también eran frecuentes. Los estudios reseñados aquí también han provisto evidencia de tendencias en la infección. Notablemente, un informe desde Tailandia muestra un claro aumento en los niveles de prevalencia entre los HSH de 2003 a 2005,(42) lo que sugiere que la epidemia estaba todavía en expansión en esta población en ese momento, a pesar del hecho de que Tailandia fue uno de los primeros países en responder a la epidemia en el mundo.

 

Conclusión

En conclusión, un número considerable de nuevos estudios con estimaciones relativas a la conducta sexual y al VIH entre HSH fueron identificados, con una cantidad alentadora de nuevos datos del África subsahariana. Si bien estos datos proveen  una importante base para la incidencia política y el trabajo inicial, las muchas Limitaciones de estudios reducen su comparabilidad y utilidad para planear y para diseñar intervenciones de alta calidad y verdaderamente innovadoras.

Al menos tres mediciones pueden mejorar la recolección sistemática de datos y realzar la posibilidad de planeamiento verdaderamente informado por evidencia d servicios de prevención y cuidado de VIH para HSH. Primero, deberían identificarse indicadores clave para describir el tamaño de las poblaciones HSH así como sus características. Segundo, las definiciones operacionales deberían estar estandarizadas para el estudio de las prácticas sexuales, incluyendo los marcos temporales. Tercero, las estrategias de diseños de investigación y de vigilancia de salud pública, así como de recolección de datos, también deberían estar estandarizados, incluyendo el rol de los trabajadores sexuales y las poblaciones transgénero de varón a mujer. Todo esto debería ser resultado de una amplia discusión que involucrara a expertos de todas las regiones, y no debería reemplazar sino complementar los abordajes locales que dan resultado. Deberían recomendarse acuerdos consensuales para uso sistemático en la vigilancia centinela y los estudios académicos adecuados.

Los datos que se han vuelto disponibles recientemente debería dar información para el desarrollo de nuevos programas e intervenciones, lo que podría involucrar una combinación de elementos de programas tradicionales (por ejemplo, basados en educación, control de ITS, consejería y testeo) y, potencialmente, intervenciones innovadoras que incorporaran dispositivos tecnológicos (por ejemplo, microbicidas, vacunas, profilaxis pos y preexposición), con tal que se pruebe que son eficaces y que se resuelvan los temas éticos potenciales. Debe asegurarse la participación y provisión de aportes de la comunidad . Los requisitos clave para estos desarrollos, incluyendo la generación de mejores datos de todas las regiones, serían la adjudicación de recursos para programas VIH dirigidos a HSH en todos los países de bajo y mediano ingreso de acuerdo con las necesidades identificadas, y la aparición de transformaciones que ataquen la violencia homofóbica y aseguren el respeto de los derechos humanos de los hombres gays, transgéneros y otros HSH.

 

Competing interests: None.

Acknowledgements: We are particularly grateful to Stefan Baral, Jose´ Maria-Calleja, Willi McFarland, Godfried (Frits) van Griensven and Peter Aggleton for sharing their resources and for their valuable suggestions and crucial encouragement. We also acknowledge the role of researchers across the globe and, especially, of all those anonymous MSM who have participated in those studies that made these estimates possible, sometimes in contexts of risk of discrimination and violence.

Contributors: CC conceived the study, guided data collection and final analysis and discussion and responded to the reviewers’ queries; KK and ES identified manuscripts, entered data into the database and conducted analysis for specific regions; and RL reviewed the final draft and made specific suggestions for its improvement.

REFERENCES

1       Laurence J. Men who have sex with men: a new focus internationally. AIDS Read 2007;17:379–80.

2       Jaffe HW, Valdiserri RO, De Cock KM. The reemerging HIV/AIDS epidemic in men who have sex with men. JAMA 2007;298:2412–4.

3        Baral S, Sifakis F, Cleghorn F, et al. Elevated risk for HIV infection among men who have sex with men in low-and middle-income countries 2000–2006: a systematic review. Alos MED 2007;4:e339.

4       Amnesty International. Sexual minorities and the law—a world survey. Amnesty International, 2007.

5       Young RM, Meyer IH. The trouble with ‘‘MSM’’ and ‘‘WSW’’: erasure of the sexual-minority person in public health discourse. Am J Public Health 2005;95:1144–9.

6       UNAIDS. Practical guidelines for intensifying HIV prevention—toward universal access. Geneva: UNAIDS, 2007.

7       Caceres C, Konda K, Pecheny M, et al. Estimating the number of men who have sex with men in low and middle income countries. Sex Transm Infect 2006;82(Suppl 3):iii3–9.

8       Ottoson D. State homophobia. A world survey of laws prohibiting same sex activity between consenting adults. Stockholm: So¨derto¨rn University, 2007.

9       Lama JR, Sanchez J, Suarez L, et al. Linking HIV and antiretroviral drug resistance surveillance in Peru: a model for a third-generation HIV sentinel surveillance. J Acquir Immune Defic Syndr 2006;42:501–5.

10    Chan PA, Khan OA. Risk factors for HIV infection in males who have sex with males (MSM) in Bangladesh. BMC Public Health 2007;7:153.

11    Kumta S, Lurie M, Gogate A, et al. Sexual risk behavior and HIV prevalence among male-to-female transgendered people seeking voluntary counseling and testing services in Mumbai, India. In: AIDS 2006—XVI International AIDS Conference.Toronto, Canada, 2006.

12    Acharya L, Neilson G, Basnyat A, et al. HIV and STI prevalence among MSM in Kathmandu, Nepal. In: XVI International AIDS Conference.Toronto, Canada, 2006.

13    Pisani E, Purnomo H, Sutrisna A, et al. Basing policy on evidence: low HIV, STIs, and risk behaviour in Dili, East Timor argue for more focused interventions. Sex Transm Infect 2006;82:88–93.

14    Colby D, Cao NH, Doussantousse S. Men who have sex with men and HIV in Vietnam: a review. AIDS Educ Prev 2004;16:45–54.

15    Girault P, Saidel T, Song N, et al. HIV, STIs, and sexual behaviors among men who have sex with men in Phnom Penh, Cambodia. AIDS Educ Prev 2004;16:31–44.

16    Ma X, Zhang Q, He X, et al. Trends in prevalence of HIV, syphilis, hepatitis C, hepatitis B, and sexual risk behavior among men who have sex with men. Results of 3 consecutive respondent-driven sampling surveys in Beijing, 2004 through 2006. J Acquir Immune Defic Syndr 2007;45:581–7.

17    Liu H, Wang N, Shao Y, et al. HIV prevalence and the risk behaviors amongst MSM in Beijing, China. In: AIDS 2006—XVI International AIDS Conference.Toronto, Canada, 2006.

18    Ruan Y, Li D, Li X, et al. Relationship between syphilis and HIV infections among men who have sex with men in Beijing, China. Sex Transm Dis 2007;34:592–7.

19    Zhang XX, Wang C, Wang H, et al. Co-infection of STDs with HIV among men who have sex with men in Beijing, China. In: Oral abstract session: 4th IAS Conference on HIV Pathogenesis, Treatment and Prevention.Sydney, Australia, 2007.

20    Jiang J, Cao N, Zhang J, et al. High prevalence of sexually transmitted diseases among men who have sex with men in Jiangsu Province, China. Sex Transm Dis 2006;33:118–23.

21    Tao XV, Cai WD, Cai YM, et al. Survey of related high risk sexual behavior of MSM in Shenzhen City. Mod Prev Med 2004;31:247–8.

22     Choi KH, Ning Z, Gregorich SE, et al. The influence of social and sexual networks in the spread of HIV and syphilis among men who have sex with men in Shanghai, China. J Acquir Immune Defic Syndr 2007;45:77–84.

23    Pinzo´n Z, Soto R, Aguilar S. Estudio Multice´ntrico Centroamericano de Prevalencia de VIH/ITS y Comportamientos en Hombres que tienen sexo con otros hombres en Guatemala (EMC). Estudio Multice´ntrico Centroamericano de Prevalencia de VIH/ITS y Comportamientos (EMC). Ciudad de Guatemala, Guatemala: Ministerio de Salud Pu´blica y Asistencia Social de Guatemala, Programa Nacional de Control y Prevencio´n de ITS/VIH/SIDA. OASIS y ASI, 2003.

24    Padilla I, Soto R. Estudio Multice´ntrico Centroamericano de Prevalencia de VIH/ITS y Comportamientos en Hombres que tienen Sexo con otros Hombres en Honduras (EMC). Informe Tecnico de la Secretarı´a de Salud de Honduras Departamento de ITS/ VIH/SIDA: Secretarı´a de Salud de Honduras Departamento de ITS/VIH/SIDA. Grupo PRISMA, Asociacio´n Colectivo Violeta, Comunidad Gay Sampedrana y Fundacio´n Solidaridady Confraternidad contra el SIDA, 2003.

25    Roma´n M, Soto R. Estudio Multice´ntrico Centroamericano de Prevalencia de VIH/ITS y Comportamientos en Hombres que tienen Sexo con otros Hombres en Nicaragua (EMC). Estudio Multicentrico Centroamericano (EMC). Managua, Nicaragua: Ministerio de Salud de Nicaragua Programa Nacional de Prevencio´n y Control de las ITS/VIH/SIDA. CEPRESI, TESIS, Fundacio´n Xochiquetzal y Cruz Roja Nicaragu¨ense, 2003.

26    Grajales-Lo´pez B. Estudio Multice´ntrico Centroamericano de Prevalencia de VIH/ITS y Comportamientos en Hombres que tienen Sexo con otros Hombres en Panama´ (EMC). Estudio Multicentrico Centroamericano. Ciudad de Panama, Panama: Ministerio de Salud de Panama´, Programa Nacional de ITS/SIDA and Asociacio´n de Hombres y Mujeres Nuevos de Panama´ (AHMNP), 2003.

27    Palma-Lo´pez L, Soto R. Estudio multice´ntrico Centroamericano de prevalencia VIH/ ITS y Comportamiento en Hombres que tienen Sexo con otros Hombres en El Salvador (EMC). Estudio multice´ntrico Centroamericano de prevalencia VIH/ITS y Comportamiento (EMC). San Salvador, El Salvador, 2003.

28    Pando MA, Bautista CT, Maulen S, et al. Epidemiology of human immunodeficiency virus, viral hepatitis (B and C), Treponema pallidum, and human T-cell lymphotropic I/ II virus among men who have sex with men in Buenos Aires, Argentina. Sex Transm Dis 2006;33:307–13.

29    Caceres CF, Konda KA, Salazar X, et al. New populations at high risk of HIV/STIs in low-income, urban coastal Peru. AIDS Behav 2007 [Epub ahead of print].

30    Balanetkii B. Behavioral research among MSM in Moldova. In: Int Conf AIDS 11–16 Jul 2004.

31    Bozicevic I, Zidovec-Lepej, Johnston LG, et al. Prevalence of sexually transmitted infections among men who have sex with men in Zagreb, Croatia, 2006 (unpublished).

32    Amirkhanian YA, Kelly JA, Kirsanova AV, et al. HIV risk behaviour patterns, predictors, and sexually transmitted disease prevalence in the social networks of young men who have sex with men in St Petersburg, Russia. Int J STD AIDS 2006;17:50–6.

33    Wade AS, Kane CT, Diallo PA, et al. HIV infection and sexually transmitted infections among men who have sex with men in Senegal. AIDS 2005;19:2133–40.

34    Soto RJ, Ghee AE, Nunez CA, et al. Sentinel surveillance of sexually transmitted infections/HIV and risk behaviors in vulnerable populations in 5 Central American countries. J Acquir Immune Defic Syndr 2007;46:101–11.

35    Lama JR, Lucchetti A, Suarez L, et al. Association of herpes simplex virus type 2 infection and syphilis with human immunodeficiency virus infection among men who have sex with men in Peru. J Infect Dis 2006;194:1459–66.

36    Avila M, Pando Pateiro, Segura, et al. Monitoring for HIV-1 infection and other sexually-transmitted infections (STIs) in a cohort of men who have sex with men (MSM) in Buenos Aires, Argentina, 2004. In: XV International AIDS Conference, Bangkok, Thailand, 2004 (abstract).

37    Elrashied S. Prevalence, knowledge and related risky sexual behaviors of HIV/AIDS among receptive men who have sex with men (MSM) in Khartoum State, Sudan, 2005. In: AIDS 2006—XVI International AIDS Conference.Toronto, Canada, 2006.

38    Zulu KP. Anal sex and HIV—an ignored tragedy, a case of Zambia. In: The 3rd IAS Conference on HIV Pathogenesis and Treatment.Toronto, Canada, 2006.

39    Attipoe D. Revealing the pandora box or playing the ostrich?: A situational appraisal of men having sex with men in the Accra Metropolitan Area and its environs—Ghana. The Gully 2004.

40    Kumta S, Lurie M, Gogate A, et al. Sexual risk behavior and HIV prevalence among male-to-female transgendered people seeking voluntary counseling and testing services in Mumbai, India. In: AIDS 2006—XVI International AIDS Conference.Toronto, Canada, 2006.

41    Van Griensven F. Men who have sex with men and their HIV epidemics in Africa. AIDS 2007;21:1361–2.

42    Centers for Disease Control and Prevention. HIV prevalence among populations of men who have sex with men—Thailand, 2003 and 2005. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2006;55:844–8.

43    Jewkes R, Dunkle K, Nduna M, et al. Factors associated with HIV sero-positivity in young, rural South African men. Int J Epidemiol 2006;35:1455–60.

44    Angala P, Parkinson A, Kilonzo N, et al. Men who have sex with men (MSM) as presented in VCT data in Kenya. In: AIDS 2006—XVI International AIDS Conference.Toronto, Canada, 2006.

45    Toole MJ, Coghlan B, Xeuatvongsa A, et al. Understanding male sexual behaviour in planning HIV prevention programmes: lessons from Laos, a low prevalence country. Sex Transm Infect 2006;82:135–8.

46    Hernandez AL, Lindan CP, Mathur M, et al. Sexual behavior among men who have sex with women, men, and hijras in Mumbai, India—multiple sexual risks. AIDS Behav 2006;10:S5–16.

47    Gibney L, Saquib N, Metzger J, et al. Human immunodeficiency virus, hepatitis B, C and D in Bangladesh’s trucking industry: prevalence and risk factors. Int J Epidemiol 2001;30:878–84.

48    Kumta S, Lurie M, Weitzen S, et al. Sociodemographics, sexual risk behavior and HIV among men who have sex with men attending voluntary counseling and testing services in Mumbai, India. In: AIDS 2006—XVI International AIDS Conference.Toronto, Canada, 2006.

49    Hawkes S, Morison L, Foster S, et al. Reproductive-tract infections in women in low-income, low-prevalence situations: assessment of syndromic management in Matlab, Bangladesh. Lancet 1999;354:1776–81.

50    ORG Centre for Social Research. Knowledge, Attitude, Behaviour and Practices (KABP) survey of male reproductive and sexual health among truckers and cleaners/ helpers in three cities of Jharkhand. Jharkhand, India: CEDPA/India, 2003 (report).

51    Eskin M, Kaynak-Demir H, Demir S. Same-sex sexual orientation, childhood sexual abuse, and suicidal behavior in university students in Turkey. Arch Sex Behav 2005;34:185–95.

52    Kornblit A. Actitudes, informacio´n y conductas en relacio´n con el VIH/sida en poblacio´n general. Informe para el establecimiento de la lı´nea de base. Buenos Aires, Argentina: IIGG (Universidad de Buenos Aires) Fondo Mundial de lucha contre el Sida, la tuberculosis y la malaria, 2004.

53    Nelson A, Press N, Bautista CT, et al. Prevalence of sexually transmitted infections and high-risk sexual behaviors in heterosexual couples attending sexually transmitted disease clinics in Peru. Sex Transm Dis 2007;34:344–61.

54    De Almeida Neto C, McFarland W, Murphy EL, et al. Risk factors for human immunodeficiency virus infection among blood donors in Sao Paulo, Brazil, and their relevance to current donor deferral criteria. Transfusion 2007;47:608–14.

55    Clark JL, Caceres CF, Lescano AG, et al. Prevalence of same-sex sexual behavior and associated characteristics among low-income urban males in Peru. PLoS ONE 2007;2:e778.

56    Niang C, Tapsoba P, Weiss E, et al. ‘It’s raining stones’: stigma, violence and HIV vulnerability among men who have sex with men in Dakar, Senegal. Cult Health Sex 2003;5:499–512.

57    Kajubi P, Kamya MR, Raymond HF, et al. Gay and bisexual men in Kampala, Uganda. AIDS Behav 2008;12:492–504.

58    Allman D, Adebajo S, Myers T, et al. Challenges for the sexual health and social acceptance of men who have sex with men in Nigeria. Cult Health Sex 2007;9:153– 68.

59    Sanders EJ, Graham SM, Okuku HS, et al. HIV-1 infection in high risk men who have sex with men in Mombasa, Kenya. AIDS 2007;21:2513–20.

60    Dandona L, Dandona R, Gutierrez JP, et al. Sex behaviour of men who have sex with men and risk of HIV in Andhra Pradesh, India. AIDS 2005;19:611–9.

61    Choi KH, Liu H, Guo Y, et al. Emerging HIV-1 epidemic in China in men who have sex with men. Lancet 2003;361:2125–6.

62    Truong Tan M, Ton That T, Colby D. HIV risk behavior and prevalence among MSM in Khanh Hoa province, Vietnam. In: AIDS 2006—VI International AIDS Conference.Toronto, Canada, 2006.

63    Van Griensven F, Thanprasertsuk S, Jommaroeng R, et al. Evidence of a previously undocumented epidemic of HIV infection among men who have sex with men in Bangkok, Thailand. AIDS 2005;19:521–6.

64    Zhou H. The condition of homosexuals who infected HIV and their high risk sexual behaviors. Chin Lang J 2003.

65    Li S, Zhang X, Li X, et al. Detection of recent HIV-1 infections among men who have sex with men in Beijing in 2005. In: 4th IAS Conference on HIV Pathogenesis, Treatment and Prevention.Sydney, Australia, 2007.

66    Phalkun MM, Neal G, Saphonn JJ, et al. HIV, sexually transmitted infections, and related risk behavior among Cambodian men who have sex with men. In: AIDS 2006—XVI International AIDS Conference.Toronto, Canada, 2006.

67    Safren SA, Martin C, Menon S, et al. A survey of MSM HIV prevention outreach workers in Chennai, India. AIDS Educ Prev 2006;18:323–32.

68    Nguyen TA, Nguyen HT, Le GT, et al. Prevalence and risk factors associated with HIV infection among men having sex with men in Ho Chi Minh City, Vietnam. AIDS Behav 2008;12:476–82.

69    Palwade P, Jerajani H, Ashok R, et al. Prevalence of HIV infection and sexually transmitted diseases amongst MSM population in Mumbai, India. In: The XV International AIDS Conference.Bangkok, Thailand, 2004.

70    Toro-Alfonso J V-DN. Proyecto Delta: identificacion y descripcion de conocimiento, actitudes, creencias, y comportamientos de riesgo para la transmision del VIH en poblacion de homosexuales y hombre que tienen sexo con hombres en la Republica Dominicana. Informe Final: Proyecto CONECTA-USAID, 2005.

71    Stulhofer A, Bacak V, Bozicevic I, et al. HIV-related sexual risk taking among HIV-negative men who have sex with men in Zagreb, Croatia. AIDS Behav 2008;12:505– 12.

72    Sanchez J, Lama JR, Kusunoki L, et al. HIV-1, sexually transmitted infections, and sexual behavior trends among men who have sex with men in Lima, Peru. J Acquir Immune Defic Syndr 2007;44:578–85.

73    Gutierrez JP, Molina-Yepez D, Morrison K, et al. Correlates of condom use in a sample of MSM in Ecuador. BMC Public Health 2006;6:152.

74    El-Rahman. Risky behaviors for HIV/AIDS infection among a sample of homosexuals in Cairo city, Egypt. In: The XV International AIDS Conference, 2006.

75    Pisani E, Girault P, Gultom M, et al. HIV, syphilis infection and sexual practices among transgenders, male sex workers and other men who have sex with men in Jakarta, Indonesia. Sex Transm Infect 2004;80:536–40.

76    Mansergh G, Naorat S, Jommaroeng R, et al. Inconsistent condom use with steady and casual partners and associated factors among sexually-active men who have sex with men in Bangkok, Thailand. AIDS Behav 2006;10:743–51.

77    Pando Mde L, Maulen S, Weissenbacher M, et al. High human immunodeficiency virus type 1 seroprevalence in men who have sex with men in Buenos Aires, Argentina: risk factors for infection. Int J Epidemiol 2003;32:735–40.

78    Pando Pateiro S, Marone, Bibini, et al. Risk factors associated with high HIV seroincidence in men having sex with men (MSM) from Buenos Aires City, 2004. In: XV International AIDS Conference, Bangkok, Thailand, 2004 (abstract).

79    Situacion Epidemiologica del VIH/SIDA en la ciudad de Buenos Aires, 2002: Coordinacio´n Sida del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, 2003.

80    Montano SM, Sanchez JL, Laguna-Torres A, et al. Prevalences, genotypes, and risk factors for HIV transmission in South America. J Acquir Immune Defic Syndr 2005;40:57–64.

81    Garcia-Abreu A, Noguer I, Cowgill K. HIV/AIDS in Latin America: the challenges ahead. HNP discussion paper. Washington, DC: The World Bank, 2003. (Report available from the World Bank website).

Última actualización el Sábado, 15 de Agosto de 2009 15:17