Dejanos tu e-mail

para recibir información sobre nuestras actividades
¿Cuánto es cinco más cuatro en número?
Nombre:
E-mail:

Sigla joven
Biblio SIGLA Catálogo Online Ingresar


Insucap

Facebook Sigla

twitter

Contacto

Sociedad de Integración

Gay Lésbica Argentina

Personería Jurídica 59/93 IGJ

Pasaje del Progreso 949 (C1424ATA),
Ciudad Autónoma de
Buenos Aires,
Argentina

Teléfono:
(+ 54 11) 4922 3351

Horarios de Atención:
Sábados de 17 a 21 hs.
En la semana consultar

Tenemos 104 invitados conectado
Información para Padres - ¿ Podré entenderlo ? y asumirlo ? Imprimir E-mail
Introducción

A menudo es un choque para los padres el enterarse que su hijo o hija es homosexual.

Sea usted madre o padre, tenga usted un hijo, haya usted sospechado hace tiempo algo sobre eso, o haya sido una sorpresa total, enterarse con seguridad puede ser un choque.
Los sentimientos que lo sacuden son muy fuertes y confusos. Al principio es posible que usted no pueda casi hablar sobre eso sin lágrimas en los ojos, o sin sentir ira.

Cada familia es diferente y cada caso es singular: un padre puede haberse enterado por casualidad, a otra puede habérsele dicho cara a cara, un tercero pudo haber recibido una llamada telefónica o una carta; el hijo puede ser adolescente o adulto, aceptándose a sí mismo o confundido con lo que él es; los padres pueden que estén listos para escuchar o que reaccionen alejándose de la situación. Todos ellos, sin embargo, tienen preocupaciones y preguntas básicas.
Primeras Reacciones

¿Por qué tuvo que decírnoslo? Muchos padres piensan que ellos serían mucho más felices sin enterarse. Usted debe tomar en cuenta, sin embargo, que si usted no lo supiera no conocería realmente a su hijo.

Una gran parte de la vida de él sería un secreto para usted y usted nunca llegaría a conocer a ese ser humano en su totalidad. El hecho de que él se lo haya dicho, es una señal de su amor y del apoyo o comprensión que él necesita de usted. Después de todo, ¿quién debería saber sino usted? ¡A ningún otro grupo minoritario se le exige que esconda a sus padres aquello que los hace "diferentes!".

¿Por qué nos hizo esto? Muchos padres sienten un amargo resentimiento hacia el hecho de la homosexualidad de su hijo. Este sentimiento está basado en el falso entendimiento de que ser homosexual es algo elegido, que ésta fue una decisión consciente, y que quizás, incluso, fue hecha para herirlos a ellos.

De hecho, los homosexuales no eligen su orientación sexual. Ellos simplemente son lo que son: la homosexualidad es su verdadera naturaleza.

La única alternativa que tienen la mayoría de los gays es ser honestos sobre quienes son, o esconderlo. Esconderlo impone una tremenda carga. Significa vivir una mentira día tras día. ¿Qué padre o madre podría querer que un hijo suyo tenga que vivir de esa manera?

¿Qué hicimos de malo nosotros? La mayoría de los padres se sienten culpables cuando se enteran por primera vez. La psicología y la psiquiatría nos han dicho durante años que la forma en que un hijo resulta ser es "culpa" de los padres. De hecho, ningún padre tiene tanto poder sobre un hijo.

Los homosexuales se encuentran en todo tipo de familias, con todo tipo de antecedentes. Nadie sabe hasta ahora qué "causa" ningún tipo de sexualidad, pero es ampliamente aceptado que la orientación sexual de un niño ya está establecida a una temprana edad, o al nacer.

Preocupaciones de los padres por los hijos.

¿Estará él sujeto al ostracismo, tendrá él problemas para encontrar y mantener empleo, o incluso a ser atacado físicamente? Tenemos que responder que sí, desafortunadamente, estas cosas son posibles. Esto depende de dónde él decida vivir, que tipo de trabajo desee y cómo decida comportarse.

Pero nos consta que las actitudes hacia los homosexuales han ido mejorando y son más positivas en muchos lugares. También hay un creciente número de grupos que están trabajando hacia esos cambios y que están listos para ayudar a aquellos que tengan momentos difíciles.

¿Estará él solo en su vejez si no tiene su propia familia? Quizás sí, pero debemos recordar que esto sucede muy a menudo con todos nosotros. Esposos mueren, matrimonios se disuelven, hijos a menudo viven lejos y muchas parejas jóvenes no tienen hijos. Muchos de nosotros tenemos que adaptarnos a menudo a la soledad de nuestra vejez. Por otro lado, muchos gays desarrollan relaciones duraderas y la comunidad gay presta un cálido apoyo a sus miembros. Cuando más se les facilite "salir del closet (armario), "o sea, reconocer su orientación sexual a ellos mismos y a los demás, más homosexuales tendrán la oportunidad de vivir toda su vida como parte de una comunidad. Los gays incluyen bajo su concepto de "familia" no solo a su familia consanguínea, sino también a sus compañeros de muchos años o de toda una vida. Y existen ya organizaciones para homosexuales de edad avanzada.

¿Debemos enviar a nuestro hijo a un siquiatra para que lo "cure"? Hoy en día es generalmente reconocido por la comunidad psiquiátrica que la homosexualidad no es, como era previamente considerada, una enfermedad que debe ser curada.

En diciembre de 1973 la Asociación Psiquiátrica Americana (en los Estados Unidos) declaró que la homosexualidad en sí no es un desorden mental o una enfermedad. La Asociación Psicológica Americana ha tomado la posición oficial de que no sería ético tratar de cambiar la orientación sexual de un homosexual.

Sin embargo, mucha gente que es homosexual está tan imbuida en los prejuicios de nuestra sociedad, que no puede aceptar como normal su orientación sexual. En estos casos es a menudo beneficioso obtener ayuda psiquiátrica o psicológica con el propósito de aceptarse a sí mismo.

Hay que tener mucho cuidado, sin embargo, en seleccionar un psicoterapeuta que no esté él o ella mismo/a imbuido/a en esos prejuicios.

Preocupaciones de los padres consigo mismos

¿Debemos decírselo a la familia? Los padres aún tienen dificultad en aceptar la homosexualidad de sus hijos se preocupan a menudo de que los demás vayan a enterarse.

¿Cómo pueden ellos responder a las preguntas que los familiares les hacen con frecuencia: "¿Tiene novia?" "¿Cuándo se casa?" Nuestro consejo en tales situaciones es: primero y ante todo no debe usted confiar en nadie a menos que tenga el consentimiento de su hijo.

Es la vida de él o de ella que usted discute, y él o ella tiene el derecho a decidir quien debe saber y quien no.

Segundo, no debe usted decírselo a nadie a menos que usted mismo/a haya alcanzado el punto en que no se siente a la defensiva al respecto.

Lleva tiempo aprender a aceptar a su hijo y a menos que la actitud suya sea positiva, comunicará su infelicidad o duda a los demás. Cuando se sienta usted listo/a se le hará más fácil discutirlo con una persona a la vez.

¿Qué dirán los vecinos? Esta es una preocupación muy real, entre las familias que viven en pequeñas comunidades, donde sus vidas sociales dependen de la buena voluntad de la gente que los rodea. La respuesta a esa pregunta es muy parecida a la anterior.

Cuando esté seguro/a de sus propios sentimientos e informado/a sobre la materia, entonces podrá hablar sobre la orientación sexual de su hijo con los demás y ayudarlos a ellos a comprender que el prejuicio contra la homosexualidad está basado en el temor y la ignorancia.

¿Cómo podemos entender a tratar con esto?

Quizás la mejor manera de contestar esta pregunta es dejando que otros padres hablen por sí mismos. He aquí la historia de una Madre que descubrió que su hijo era gay:

Historia de una madre

Nosotros tenemos tres hijos, dos de los cuales son homosexuales. Cuando el mayor tenía dieciocho años él nos dijo que era gay. La respuesta de mi esposo fue sencilla: "¿Estás seguro?"

Y por mi parte tuve un gran sentimiento de culpa y fracaso, preguntándome en qué habíamos fallado. Nosotros hemos sido siempre una familia unida y cariñosa y sentí temor de que nuestra relación con nuestro hijo mayor sufriera como el resultado de su homosexualidad.

Me preocupaba además su felicidad y bienestar futuros, también a mi esposo. Al poco tiempo me di cuenta que nuestro hijo era el mismo que siempre quise y conocí pero que a través de la honestidad ahora lo conocía mejor; la comprensión la logramos más tarde, después que nuestro hijo nos dirigió hacia un grupo de "Padres de Gays".

Yo dejé de sentirme sola, nuevas ventanas de comprensión se me abrieron al hacer preguntas, escuchar y leer. Fue una etapa difícil pero positiva en mi vida que tomó tiempo y paciencia. Me siento feliz de decir que hoy nuestra familia está tan unida como siempre, pero nuestra relación es más sincera y abierta que antes.


Historia de un Padre

¿Qué sentí yo cuando supe que mi hijo era gay? Es difícil de decir. Fue una mezcla de sentimientos.

Mi primer sentimiento - la vida va a ser difícil para el. El es diferente y por lo tanto sufrirá las consecuencias de ser diferente: sospecha, temor y rechazo a manos del tal llamado "mundo normal". El llevará una etiqueta: "peligroso y contagioso, no se le acerque, protéjase".

Esto me hizo sentir triste al principio, luego enojado, luego protector. ¿Cómo podría yo ayudar a mi hijo? Decidí aprender más acerca de la homosexualidad. ¿Por qué sucede? ¿Puede ser curada? Más tarde me enteré que la primera pregunta hasta ahora no tiene respuesta y la segunda es ilógica, ya que no es una enfermedad.

Yo leí mucho y eso me confundió. Las opiniones expresadas por varios autores, en algunos casos diferían drásticamente, estaban basadas en sus experiencias y en lo que estaban tratando de probar.

Fue mi hijo quien me dirigió a mí y a mi esposa a "Padres de Gays". Fue allí donde me di cuenta que no estaba solo. Los mismos sentimientos de culpa, de insuficiencia y de pesar, eran compartidos con muchas personas. Había, sin embargo, un sentimiento que no compartía.

Muchas personas estaban enojadas con sus hijos/as por ser homosexuales, pues sentían que esto les había traído vergüenza. Desde que nuestro hijo nos dijo que era gay, mi esposa y yo hemos aprendido más sobre la orientación sexual, nos hemos sentido mucho más allegados a nuestra hijo.

Antes de esto había veces que el parecía alejada, infeliz e incluso impaciente con nosotros. Esto ha cambiado del todo. Yo podría continuar con muchos más detalles pero creo que las palabras dichas por mi hijo recientemente lo resumen todo: "Papá, yo nunca había estado tan feliz y tranquila como lo estoy ahora, porque ustedes saben y comprenden."


Hemos aceptado la situación, pero, ¿por qué tienen que hacer alarde de ella? Muchas veces aún los padres que han aceptado la homosexualidad de su hijo se quejan del comportamiento abierto.

Se incomodan y enojan al ver demostraciones de atracción sexual en público entre personas del mismo sexo. Nosotros sugerimos que esto es un resultado normal de la manera en que todos hemos sido criados y de los que se nos ha enseñado sobre el sexo en general, particularmente sobre la homosexualidad. A pesar de que esto es completamente comprensible, debemos verlo como nuestro problema, y no el problema de los homosexuales.

Si los heterosexuales pueden demostrar afecto abiertamente en público, no hay razón lógica por la cual los homosexuales no puedan hacerlo también. Si usted siente que la conducta sexual debe ser algo privado, entonces esto debe aplicárselo a todos.
Material elaborado por PFLAG www.pflag.org
Última actualización el Sábado, 11 de Abril de 2009 16:29