Dejanos tu e-mail

para recibir información sobre nuestras actividades
¿Cuánto es cinco más cuatro en número?
Nombre:
E-mail:

Sigla joven
Biblio SIGLA Catálogo Online Ingresar


Insucap

Facebook Sigla

twitter

Contacto

Sociedad de Integración

Gay Lésbica Argentina

Personería Jurídica 59/93 IGJ

Pasaje del Progreso 949 (C1424ATA),
Ciudad Autónoma de
Buenos Aires,
Argentina

Teléfono:
(+ 54 11) 4922 3351

Horarios de Atención:
Sábados de 17 a 21 hs.
En la semana consultar

Tenemos 132 invitados conectado
Recordando al Asombroso Harry Hay Imprimir E-mail

Entrevistas de Owen Keehnen

Traducción de Rafael Freda (con pequeñas adaptaciones u omisiones de modismos). 31 de mayo del 2016

 

Recordando al Asombroso
Harry Hay

La ocasión que tuve para entrevistar a Harry Hay fue su cumpleaños 80 el 7 de abril de 1992. Acababa de leer la maravillosa biografía de Stuart Timmons The Trouble With Harry Hay from Alyson Publications. Estaba algo intimidado por encontrar al señor Hay. Era el Señor Movimiento Gay. El jefe y punto de partida de la política gay. Cualquier temor que tuviera se disipó en seguida al presentarnos. Era cálido y amigable. Inmediatamente me sentí cómodo con él. Hay era un hombre dulce, generoso y humilde y decididamente había vivido una vida increíble.

Es fácil olvidar que hubo un tiempo en el pasado no muy distante en que gays y lesbianas no tenían derechos políticos. Nada. Pero el activismo gay lésbico no apareció simplemente una noche calurosa de junio en el bar Stonewall Inn. Las semillas del poder y la identidad que hicieron erupción esa noche habían sido firmemente plantadas años antes. En 1950 Harry Hay estableció la Sociedad Mattachine, que los historiadores marcan como punto de partida oficial del movimiento gay moderno. La Sociedad Mattachine echó los cimientos del activismo dos décadas antes de Stonewall y fue crucial para todo activismo gay lésbico que haya surgido desde entonces. Además de este logro el señor Hay cofundó las Locas Revolucionarias [Radical Faeries] en 1979. Fue el primer presidente electo del Frente de Liberación Gay de California del Sur y trabajó sin miedo con el Comité Ciudadano para Ilegalizar el Atrapamiento [1]. También fue un miembro constante del Partido Comunista y actor de Hollywod en la década de 1930. Este hombre era una fuerza absoluta para luchar y esa fuerza no se había aminorado con la edad! Quizás su mayor contribución fue su vida incansable como teórico, erudito e historidador gay. Fue un maestro de nacimiento y siempre tenía deseo de impartir su conocimiento a los escuchas. Fui suficientemente afortunado para tener la oportunidad de escucharlo y preguntarle sobre su fascinante historia.

Fue un hombre asombroso. Murió diez años después de nuestra entrevista, el 24 de octubre del 2002, a los 90 años. .


Owen Keehnen: Feliz Cumpleaños!

Harry Hay Muchas gracias!!

¿Cuándo se dio cuenta por primera vez de la necesidad de una organización como la Sociedad Mattachine?

Comencé a sentir la necesidad de una hermandad de gente como yo, aunque no estaba muy seguro de lo que significaba eso, cuando tenía 14 años, en 1926. Había sabido por bastante tiempo que era diferente de los otros pero no sabía cómo o por qué o qué significaba. Cumplí 14 y de pronto descubrí qué significaba y desde entonces siempre quise una hermandad de gente como yo.

Así que su intención con la Mattachine era la formación de una hermandad?

Si, y en esta hermandad íbamos a descubrir quiénes éramos. En esos no figurábamos en ningún lado, ni en la Encyclopedia Britannica. No sabíamos nada sobre nosotros. Cuando comenzamos la Sociedad Mattachine estábamos en el proceso de desarrollar una identidad gay positiva. Queríamos vernos a nosotros mismos como buena gente. La primera vez que nos sentamos ni siquiera sabíamos qué preguntarnos.

¿Qué resultó ser lo que todos querían preguntar?

Todos nos sentíamos curiosos. La Sociedad Mattachine no era la primera, pero en los grupos anteriores todos desaparecían después de más o menos cinco reuniones. Necesitábamos un vehículo para que la gente sse reuniera.

¿Qué fue?

Comenzamos a hablar entre nosotros específicamente sobre el Informe Kinsey y comenzamos a comprender que teníamos más en común entre nosotros que con nuestras familias. Era excitante y de pronto nadie quería perderse una reunión. Queríamos conocer la experiencia de los demás y comenzó a desarrollarse una hermandad. En ese punto no estábamos pensando políticamente, sino en quienes éramos y lo que teníamos en común.

¿Qué pasó con la Sociedad Mattachine?

En la Sociedad Mattachine estábamos haciendo lo que después denominó  ‘elevación de conciencia’ o ‘aconsejamiento de pares’, solamente que en aquellos años no teníamos esas frases o conceptos. Pero después que la organización ganó un caso de atrapamiento nos inundamos con tipos de derecha o centro . . . y todos éramos izquierdistas. Nos inundó la primera ola de asimilacionistas. No creían en la hermandad. Lo que querían era que se cambiara la ley para que todos pudieran estar tranquilos y ser felices, y no les importaba la hermandad.

Además de sus muchos logros, ¿no fue usted el primero que presentó a los gays como minoría cultural?

Sí. Mi insistencia en eso fue lo que finalmente hizo que me echaran de la Sociedad Mattachine en 1953. Cuando llegó Stonewall 16 años después, todos daban por sentado que nos habíamos considerado minoría cultural desde el primer día.

¿Cómo se le ocurrió el concepto de ‘minoría cultural’?

Yo fui un educador y me gustaba la teoría, y una minoría nacional tenía un lenguaje común, un territorio y economía en común y una constitución sicológica comunal que se manifiesta en una comunidad o cultura en común. Teníamos todo excepto una economía en común, y con tres de las cuatro características de un punto de vista de izquierda teníamos una minoría cultura. Necesitábamos reconocer que teníamos esto en común hacer que trabajase en nuestro favor, no en contra.

Fue actor en la década del treinta. ¿Cómo era el Hollywood gay entonces?

La mayoría de los lugares tenían una sola bombita colgando y no se podía ver a la gente del otro lado del bar. Era una forma de yirar [cruising] bajo techo. El Hollywod gay era una serie de grupitos de amigos [cliques] bien tapados. Estaban por toda la ciudad pero ninguno conocía a los demás. Y nunca traías a tu grupo a nadie que hubieras levantado. Podía ser un infiltrado de la policía.

¿Cómo conociste a tu mentor y amante de un tiempo Will ‘abuelo Walton’ Geer?

Cuando conocí a Will era figura principal de un show en cuyo eleco yo estaba, se llamaba The Ticket of Leave Man. Will era maravilloso. Yo me sentaba en los costados y me absorbía en su actuación. Era uno de estos tipos feos que pueden ser maravillosamente sexys.

¿No fue Will Geer la persona que lo llevó al Partido Comunista?

Fue él. No estaba muy interesado en teoría, no sabía mucho de marxismo. Estaba atrapado por el romanticismo de la lucha. Yo soy lo opuesto, tengo que saber lo que estoy haciendo o tengo problemas. Traté de interesarlo en mi teoría de la fraternidad, pero no podía verla ni entender por qué.

Estuvo casado con una mujer con la que tenía creencias ideológicas compatibles aunque usted era gay. ¿Cree que las personalidades compatibles pueden superar las diferencias sexuales?

No, no pueden. Ella sabía todo, yo le dije. Entienda que esto fue a fines de los 30 y en los 30 apenas estábamos empezando a tener a Jung y Freud en Inglés. No teníamos nada escrito sobre nosotros. Yo buscaba alguien que luchara conmigo por los principios compartidos de la CIO y el Partido Comunista. Así que fui al primer jungiano que abrió consultorio en Los Ángeles y me dijo "Quizás no está buscando a un muchacho femenino, quizás busca a una muchacha masculina”. Cuando alguien hace una pregunta en dos partes, siempre respondo la primera y nunca la segunda: respondí la segunda. Necesitaba desesperadamente encontrar un compañero compatible, encantador y magnífico, y ella lo era. Sólo que después de la segunda o tercera vez que estuvimos juntos tuve que visualizar a un hombre.

También fue fundador de las Maricas Revolucionarias. ¿Qué le pareció que este movimiento podía ofrecerles a los gays?

Convocamos una conferencia en Arizona el Día del Trabajo en 19579, pensando que vendrían quizás 35 personas, y aparecieron 210. Comprendimos que en los diez años desde Stonewall habíamos pasado un umbral. Las Maricas Revolucionarias avanzaron hacia la fraternidad con la que siempre había soñado. Había grupos de Maricas Revolucionarias en Nueva Zelandia y Escocia y Australia. Ahora tenemos cincuenta reuniones por todo el país y en 1979 había una.

¿Todavía cree en maximizar la diferencia entre gays y héteros en lugar de tratar de aminorarla?

Por supuesto. En esas diferencias vienen las grandes contribuciones que hemos estado haciendo.

Me gusta ese punto de vista.

Porque en tu corazón sabes que es verdad y cuando sentimos algo juntos debemos caminar juntos. Ése es mi sentido de organización, y de él podemos inspirarnos y empoderarnos entre nosotros.

En 1967 dijo en TV, "Los gays deben rechazar los estereotipos negativos de la sociedad e insistir en definirse ellos mismos”.¿Cree que se hizo progreso en esta dirección?

Claro que sí. Las contribuciones, especialmente en el teatro con gente como Harvey Fierstein y la maravillosa burla de género de The Cockettes. Hay tanta gente maravillosa y todos muestran tener muchísimo para contribuir. Había una historia maravillosa en el Gay Community News sobre los voceros de Outwrite, y una era una excelente hermana lesbiana llamada Dorothy Allison que dijo que ella era una “fuera de la ley” y pensé, "Oh mi dios, tengo que escribirle. Siento lo mismo."

¿Cuál exactamente es su definición de “fuera de la ley”?

Fuera del sistema. Cuando tuve 8 lo entendí por primera vez. Los chicos me dijeron que tiraba la pelota como nena así que les pregunté a las nenas si tiraba la pelota como nena y me dijeron "No, tirás la pelota como un mariquita." El tema es que para los chicos mariquita y nena eran lo mismo, pero para las nenas las dos cosas son muy diferentes. Si tuviste esa experiencia y creíste lo que dijeron los chicos aceptaste tu primera observación sexista. Los chicas te hubieran dicho la verdad; no sos ni masculino ni femenino. La calidad de ni-ni es quienes somos y esa calidad de ni-ni es nuestro poder, y de la calidad de ni-ni viene nuestra contribución.

Ha pasado gran parte de su vida abriéndose paso por la historia gay. ¿Por qué cree que gays y lesbianas han sido constantemente oprimidos en la historia?

Tenemos que considerar la religión organizada como modo de controlar poblaciones. Y nosotros somos la única población que acepta ir a la cárcel si hay que hacer la cosa diferente que hacemos. Así que consiguientemente somos una amenaza en todas las épocas a la autoridad establecida. Hemos sido perseguidos porque, en efecto, les dijimos que se fueran al carajo. Vamos a hacer lo que queremos incluso si nos mandan a la hoguera por eso, y eso pasó. Esta es otra definición de fuera de la ley.

¿Qué piensa de las organizaciones gays actuales Act-Up and Queer Nation?

Creo que las dos están haciendo trabajos fenomenales. Su forma de teatro callejero es soberbia. Act-Up ha sido muy eficaz y ciertamente sabemos que son los que han hecho avances en hacer que el gobierno piense algo en dar fondos al SIDA. Han escandalizado al gobierno y lo obligaron a moverse.

De sus muchos logros, ¿de cuál está más orgulloso?

No pienso en nada de lo que hice como un logro. Toda mi vida tuve una visión y el sueño de construir esta hermandad y de a poco ocurrió y las Maricas Revolucionarias se han vuelto mi hermandad.

¿Entonces todo es evolución de su visión de hermandad?

Si. Cuento nuestra historia, mi visión y lo que pensamos que podemos hacer, y a dónde fuimos y las cosas maravillosas que hicimos y cómo podemos repetirlas y si sentís como yo vamos juntos. Éste es el modo en que lo sentía y sigo sintiéndolo.

Creo que vivir tan consistentemente con su sistema de creencias es un logro fundamental en sí mismo.

No se olvide que somos la gente que puede tener sueños para los que no hay palabras todavía. Quizás mi logro sea haber encontrado algunas de esas palabras.


Copyright © 1992, 2005 Owen Keehnen. All rights reserved.


FUENTE: Owen Keehnen, "Remembering the Amazing Harry Hay" 24 March 2005 <http://www.infopt.demon.co.uk/hay.htm>.

Return to Interviews by Owen Keehnen Go to Rictor Norton's Homepage

 


[1] “Entrapment” es un procedimiento policial. Los policías se hacían pasar por gays para poder arrestarlos.

Última actualización el Sábado, 25 de Junio de 2016 14:00