Dejanos tu e-mail

para recibir información sobre nuestras actividades
¿Cuánto es cinco más cuatro en número?
Nombre:
E-mail:

Sigla joven
Biblio SIGLA Catálogo Online Ingresar


Insucap

Facebook Sigla

twitter

Contacto

Sociedad de Integración

Gay Lésbica Argentina

Personería Jurídica 59/93 IGJ

Pasaje del Progreso 949 (C1424ATA),
Ciudad Autónoma de
Buenos Aires,
Argentina

Teléfono:
(+ 54 11) 4922 3351

Horarios de Atención:
Sábados de 17 a 21 hs.
En la semana consultar

Tenemos 65 invitados conectado
El sexo oral no es totalmente seguro, pero no justifica el pánico Imprimir E-mail

A veces atendemos personas frenéticas de miedo por haber hecho sexo oral. Después de calmarlos, resulta difícil que entiendan que no podamos darles una respuesta terminante, que es lo quieren oir, en el sentido de que no se han infectado. Sabemos que las probabilidades están a favor de la no infección, por la experiencia y la investigación de los CDC de Atlanta, EEUU, que son cuidadosos con lo que afirman porque se los reconoce como autoridad mundial. Sin embargo, en nuestra opinión (y la de muchos expertos: cfr. Espejo Nro. 19: Deseo y Peligro, Sexo Oral, en esta misma página), donde los CDC dicen “el riesgo de transmisión de VIH es mucho más bajo que el de transmisión por sexo vaginal o anal”, debería decir “el riesgo de transmisión de VIH por sexo bucogenital (=sexo oral) es muchísimo más bajo que el de transmisión por sexo vaginal e incomparablemente más bajo que el de transmisión por sexo anal receptivo”.

Si no fuese así, la epidemia habría causado entre los HSH un número abrumador de víctimas. No tiene sentido sentir terror al reconocer “hice una felacio sin preservativo”, ni agotar a los pocos consejeros telefónicos entrenados con que cuenta la comunidad GLB para explicar esta realidad; cuando uno dice “el riesgo no es igual a cero”, de la otra punta de la línea viene una catarata de reclamos: “quiero hacerme un estudio ya, quiero profilaxis postexposición, ¿no existen antirretrovirales del día después?”

En otros artículos hablaremos de profilaxis pre y postexposición, pero ahora recordemos que quien hizo una felacio sin preservativo no corrió demasiado riesgo, pero decidió correrlo. Si es una persona proclive al pánico, debe mejorar su autocontrol y exigirle al otro y a sí mismo el uso del preservativo.

CDC junio 2009

El Sexo Oral  No Está Libre de Riesgo

Como toda actividad sexual, el sexo oral conlleva algo de riesgo de transmisión de VIH cuando se sabe que un miembro de la pareja está infectado con VIH, cuando el estatus de VIH de cualquiera de los dos miembros es desconocido, y/o cuando uno de los miembros no es monógamo o se inyecta drogas. Incluso aunque el riesgo de transmitir el VIH a través del sexo oral es mucho más bajo que el del sexo anal o vaginal, numerosos estudios han demostrado que el sexo oral puede dar como resultado la transmisión de VIH y otras enfermedades sexualmente transmitidas (ETS). Abstenerse totalmente del sexo oral, anal y vaginal o tener sexo solamente con una pareja mutuamente monógama y no infectada son los únicos modos en los que los individuos pueden estar completamente protegidos de la transmisión sexual del VIH. Sin embargo, al usar condones u otras barreras entre la boca y los genitales, los individuos pueden reducir si riesgo de contraer el VIH u otras ETS a través del sexo oral.

El Sexo Oral es una Práctica Común

El sexo oral involucra dar o recibir estimulación oral (i.e., chupar o lamer) el pene, la vagina y/ o el ano. Felacio es el término técnico usado para describir el contacto oral con el pene. Cunilingus es el término técnico que describe el contacto oral con la vagina. El anilingus (al que a veces se llama “beso negro”) se refiere al contacto oroanal. Los estudios indican que el sexo oral es practicado comúnmente por parejas sexualmente activas de varón y mujer y por parejas sexualmente activas del mismo sexo, de diversas edades, incluyendo adolescentes. Aunque hay solamente datos nacionales limitados sobre con qué frecuencia los adolescentes se involucran en sexo oral, algunos datos sugieren que muchos adolescentes que se involucran en sexo oral no consideran que es “sexo;” por ello pueden usar el sexo oral como opción para experimentar el sexo mientras, en sus mentes, siguen sintiéndose abstinentes. Además, muchos consideran que el sexo oral es una práctica sexual segura o sin riesgo. En una encuesta nacional de adolescentes conducida por la Fundación de la Familia Kaiser, el 26% de las personas sexualmente active de 15- a 17-años encuestados respondieron que “uno no se puede infectar de VIH al tener sexo oral no protegido,” y un 15% adicional no sabía si uno podía o no infectarse de ese modo.

El Sexo Oral Sex y el Riesgo de Transmisión de VIH

El riesgo de transmisión de VIH de una pareja infectada por sexo oral es mucho menor que el riesgo de transmisión por sexo anal o vaginal. Medir el riesgo exacto de transmisión de VIH como resultado de sexo oral es muy difícil. Adicionalmente, como la mayoría de los individuos sexualmente activos practica sexo oral además de otras formas de sexo, tales como el sexo vaginal y/o el sexo anal, cuando se produce la transmisión es difícil determinar si fue o no resultado del sexo oral o de otras actividades sexuales más riesgosas. Finalmente, varios cofactores pueden aumentar el riesgo de transmisión de VIH por sexo oral, incluyendo las encías sangrantes, las llagas genitales y la presencia de otras ETS. Lo que se sabe es que el VIH ha sido transmitido por felacio, cunilingus y anilingus.


Otras ETS también Pueden Transmitirse por Sexo Oral

Además del VIH, se pueden transmitir por sexo oral con una pareja infectada otras ETS. Los ejemplos incluyen al herpes, la sífilis, la gonorrea, las verrugas genitales (HPV=Virus del Papiloma Humano), parásitos intestinales (amebiasis) y hepatitis A.

El Sexo Oral y la Reducción del Riesgo de Transmisión de VIH

Las consecuencias de la infección del VIH duran toda la vida. Si el tratamiento no es iniciado de un modo apropiado, el VIH puede ser extremadamente serio y amenazar la vida. Sin embargo, hay pasos que se pueden tomar para bajar el riesgo de adquirir VIH por sexo oral.

Generalmente, el uso de una barrera física durante el sexo oral puede reducir el riesgo de transmisión de VIH y otras ETS. Un condón de latex o plástico puede usarse en el pene para reducir el riesgo de transmisión penil-oral. Si su pareja es una mujer, un condón cortado y abierto o un campo de látex pueden usarse entre su boca y la vagina. De modo similar, sin tener en cuenta el sexo de su pareja, si su boca va a entrar en contacto con el ano de su pareja, un condón cortado y abierto o un campo de látex pueden usarse entre su boca y el ano.


Por lo menos un artículo científico ha sugerido que el plástico de envolver alimentos puede usarse como barrera para proteger contra el virus del herpes simplex durante el sexo orovaginal u oroanal. Sin embargo, no hay datos relativos a la efectividad del plástico de envolver alimentos para disminuir la transmisión de VIH y otras ETS por este medio y no se manufactura para éste propósito, ni la FDA (Food and Drugs Administration) lo aprueba.

 

FUENTE WW.CDC.GOV/VIH

Última actualización el Miércoles, 01 de Julio de 2009 15:25