Dejanos tu e-mail

para recibir información sobre nuestras actividades
¿Cuánto es cinco más cuatro en número?
Nombre:
E-mail:

Sigla joven
Biblio SIGLA Catálogo Online Ingresar


Insucap

Facebook Sigla

twitter

Contacto

Sociedad de Integración

Gay Lésbica Argentina

Personería Jurídica 59/93 IGJ

Pasaje del Progreso 949 (C1424ATA),
Ciudad Autónoma de
Buenos Aires,
Argentina

Teléfono:
(+ 54 11) 4922 3351

Horarios de Atención:
Sábados de 17 a 21 hs.
En la semana consultar

Tenemos 76 invitados conectado
Entrevista con Beatriz Preciado, filósofa transgénero y pansexual Imprimir E-mail

Entrevistador: Víctor M.Amela. Publicada en La Vanguardia el 1 de abril del 2008.

Dice EUTSI, Página de Izquierda antiautoritaria (www.eutsi.org): “Esta interesante entrevista fue concedida por Beatriz Preciado al diario La Vanguardia el pasado 1 de Abril y hemos decidido reproducirla aquí para todos nuestros lectores, especialmente a raíz de la polémica reaccionaria y trasnochada desatada por dicha entrevista en los foros de varios periódicos. En esta página encontrarás también toda una serie de artículos que evocan la trayectoria, la labor y el pensamiento de esta destacada pensadora y activista del movimiento queer.”

 

BP: Tengo 37 años. Nací en Burgos y vivo entre París y Barcelona. Soy filósofa y enseño Teoría del Género en la Universidad de París VIII. Vivimos juntos mi novia, una perra bulldog, un gato y yo. No quiero reproducirme. No creo en la nación ni en Dios. Mi perra se llama Pepa
La Vanguardia:
¿Es usted hombre o mujer?
BP: Esta pregunta refleja una ansiosa obsesión occidental.
La Vanguardia: ¿Qué obsesión?
BP: La de querer reducir la verdad del sexo a un binomio.
La Vanguardia: ¡Es que hay hombres y hay mujeres...!
BP: Yo dedico mi vida a dinamitar ese binomio. ¡Afirmo la multiplicidad infinita del sexo!
La Vanguardia: "Hay tantos sexos como personas", dice un amigo mío. ¿Sería eso?
BP: Sí, me gusta. Eso de hombre y mujer son construcciones culturales. Así pues, tampoco hay homosexuales y heterosexuales.
La Vanguardia: En tal caso, ¿qué hay?
BP: Un transgénero pansexual. En caso de que hubiera que definirse, así me definiría yo.
La Vanguardia: Pero hay vaginas y penes, hay tetas y testículos, hay estrógeno y testosterona...
BP: Sí. ¿Y?
La Vanguardia: Que eso no es cultura, ¡es biología!
BP: Esgrimir rasgos anatómicos (o bioquímicos) para fijar identidades sexuales ¡es cultural! Hasta 1868, por ejemplo, no hubo heterosexuales y homosexuales.
La Vanguardia: ¿Ah, no?
BP: Son términos formulados por Kertbeny. Antes había prácticas sexuales varias. Médicos y juristas parcelaron nuestra anatomía igual que los teólogos hacían con la divinidad.
La Vanguardia: ¿Con qué criterios?
BP: Visuales, en principio: el aspecto anatómico discriminaría hombres y mujeres. Y si algún cuerpo no encajaba bien como uno u otra, era un monstruo, una patología.
La Vanguardia: ¿Eso está superado?
BP: Mire a mi amigo Thomas Beatie... Él expresa que esa idea del sexo como binomio es sólo una falsilla, que "el sexo" no existe.
La Vanguardia: ¿Se refiere a ese hombre embarazado?
BP: Ese cuerpo que la vista condicionada definiría hombre de pelo en pecho... con su vistoso embarazo que definiría de mujer.¡Es sólo mi amigo dinamitando el dichoso binomio! Thomas se siente hombre (tomó testosterona y se extirpó los pechos) pero mantuvo órganos reproductores con los que concebir un hijo por inseminación. ¡Es estupendo!
La Vanguardia: Lo cierto es que Thomas nació mujer.
BP: Nació biomujer. Es biomujer la asignada mujer al nacer. Y es tecnomujer la que se asigna mujer a sí misma, usando técnicas para ello.
La Vanguardia: Así, Thomas es un tecnohombre...
BP: Sí, con su transcuerpo.
La Vanguardia: Y mucha ingeniería química mediante.
BP: ¡Menos de la que usan cada día millones de mujeres en todo el planeta! La píldora - inventada para reducir la natalidad de los negros en Estados Unidos- es un cóctel químico que construye hoy a la mujer.
La Vanguardia: ¡Liberó la sexualidad de la mujer!
BP: En cierto modo… También inhibe su libido. Lo cierto es que la feminidad, desde la píldora, es una ficción. La píldora ¡finge menstruaciones! La feminidad es hoy una construcción biotecnopolítica: una suplantación hormonal de los 12 a los 50 años. La biomujer es hoy tecnomujer,es ya transexual.
La Vanguardia: ¿Qué dicen las feministas de esto?
BP: No les gusta oírme. Pero les sugiero la reflexión de que la píldora es la sustancia más vendida de toda la historia de la humanidad... y motor de la industria pornográfica. Ha permitido que el sexo genere más capital que la reproducción, ha lubricado nuestro biocapitalismo farmacopornográfico.
La Vanguardia: ¿Bioca... qué?
BP: Estamos en un capitalismo en que los fármacos generan beneficios millonarios mediante la pornografía para el ojo masculino..., que es también otra invención cultural.
La Vanguardia: ¿Y qué ojo tiene usted?
BP: Yo, al estilo drag king, expropio los códigos de la masculinidad, desde los indumentarios (corbata, traje oscuro...) hasta los bioquímicos (testosterona).
La Vanguardia: ¿Toma usted testosterona?
BP: Sí, en forma de gel. Aplicado en la piel, el testogel es absorbido e incorporado al torrente sanguíneo.
La Vanguardia: ¿Con qué efectos?
BP: Siento más fuerza física, más hambre, más libido, más excitación genital, más ganas de caminar, más músculo y menos grasa... Eso sí, tengo que eliminarme el vello. Al verme, la gente se pregunta: "¿Qué es, un tío o una tía?". ¡Generar esa pregunta me interesa!
La Vanguardia: ¿También usted querrá tener hijos?
BP: No me apetece reproducirme. En todo caso, adoptaría a un niño con síndrome de Down.
La Vanguardia: ¿Qué le dicen sus padres, Beatriz?
BP: Han llorado lo suyo... Yo, en Burgos, me hubiese muerto o me habrían encerrado: sobreviví largándome a París. He ido instruyendo a mis padres, van entendiendo cosas... Me interesa. Con mi madre mantengo charlas que enloquecerían a Almodóvar...
La Vanguardia: ¿Le sorprendió la ley española de matrimonio homosexual?
BP: España es medieval y nórdica a la vez. Pero reproduce la convención: yo preferiría abolir el modelo del matrimonio, ya obsoleto.
La Vanguardia: De niña, en el colegio, ¿a usted le gustaban los niños o las niñas?
BP: Nunca me sentí chica, pero tampoco chico. Tuve ligues con niñas, estaban más disponibles. Me gustaban los juegos de niños, eran más divertidos. A mí, la verdad, me gustaba todo: ¡esa avidez es lo que me caracteriza! Me tildaban de "marimacho", es el precio...
La Vanguardia: Su sociedad le proponía una identidad.
BP:La sociedad propone unos precipitados de identidad, cada individuo asume uno... y acabas pensando que eso eres tú. Y no.
La Vanguardia: ¿No? Entonces..., ¿qué soy yo?
BP: Es una pregunta ociosa y viciosa: pregúntate mejor qué procesos te han llevado a pensar "yo soy esto".

Ver nota de opinión de Rafael Freda

Última actualización el Domingo, 13 de Noviembre de 2011 14:14