Dejanos tu e-mail

para recibir información sobre nuestras actividades
¿Cuánto es cinco más cuatro en número?
Nombre:
E-mail:

Sigla joven
Biblio SIGLA Catálogo Online Ingresar


Insucap

Facebook Sigla

twitter

Contacto

Sociedad de Integración

Gay Lésbica Argentina

Personería Jurídica 59/93 IGJ

Pasaje del Progreso 949 (C1424ATA),
Ciudad Autónoma de
Buenos Aires,
Argentina

Teléfono:
(+ 54 11) 4922 3351

Horarios de Atención:
Sábados de 17 a 21 hs.
En la semana consultar

Tenemos 89 invitados conectado
Homosexualidad y escuela Imprimir E-mail

(nota publicada en Miradas al Sur)
La relación entre la institución-escuela y el tema de la diversidad es sumamente compleja y especialmente dificultosa en lo que tiene que ver con la orientación sexual de los individuos.

Desde la sanción de la ley de matrimonio igualitario pareciera que se han dado algunos avances motivados por las acciones de personas e instituciones gays y gltb que vienen trabajando desde hace mucho tiempo en la visibilización de la problermática de quienes pertenecemos a esta comunidad.

En algunos casos las escuelas se han quedado sin excusas para mirar para otro lado en casos de discriminación por orientación sexual.

Aparecieron tanto en sindicatos como en partidos políticos áreas especificas destinadas al tema de la diversidad. Podria cuestionarse que nada más inespecífico que la diversidad, no?

En la escuela está el tema de los docentes gays y la posibilidad o no de decirse como tales.

La identidad sexual es una de las piedras fundamentales de la personalidad y por tanto tiene un aspecto social ineludible.

En lo que respecta a la visibilidad o no de las personas gays, el tema pareciera estar en una situación de tensión entre dos opiniones opuestas: por un lado la ley y la Constitución Nacional y un grupo de padres apenas tolerantes; y, por otro lado, una gran resistencia de parte de la institución-escuela acompañada por algunos padres especialmente resistentes e incluso alumnos que hacen uso de la impunidad que les confiere el hecho de ser menores (adolescentes) para desparramar por doquier insultos, agravios que llegan a transformarse en hostigamiento contra las personas de mi condición.

En esto último, obviamente, tienen una gran responsabilidad tanto los directivos de las escuelas como todas las instituciones del estado encargadas de velar por el respeto de los derechos humanos y el cumplimiento de la ley.

Pienso que es hora de plantear decididamente el tema desde su aspecto legal y dejar de hacerlo desde su costado social, ya que esto último hace que se eternizen situaciones de indignidad para las personas que tenemos otras orientaciones diferentes a la heterosexual.

No obstante, pienso, que el mayor avance, en lo que a aceptación y respeto se refiere tenemos que esperarlo de los propios alumnos.

En las escuelas hay mucha confusión: los discursos de las autoridades frente a los alumnos están llenos de prejuicios, intolerancia y discriminación, lo que queda en evidencia por el uso equívoco que efectivamente se hace de esas mismas tres palabras.

Hay algo que hacer en materia de deconstrucción de ciertos esquemas del lenguaje; de modo que la tarea por delante será ardua.

 

Otra gran confusión reside en el hecho de que a una mente retrógrada le resulta cómodo y práctico, con el fin de seguir alimentando sus prejuicios, el pensar, por ejemplo, que la homosexualidad es una elección, y entonces tenemos a psicólogos con título y todo, que con ese falso argumento enarbolan las banderas de la lucha contra cualquier manifestación que sientan que puede de algún modo vulnerar la normatividad social heterosexual.

La perspectiva de género debe todavía ganar muchos espacios en el ámbito académico, evidentemente.

Por último quisiera decir que la tarea de aquellos que pensamos y accionamos para cambiar algunas cosas en las escuelas, con el solo fin de proyectarnos hacia un modo más humano, tiene ahora el desafío de generalizar nuestra lucha a todos los integrantes de nuestra comunidad gltb por una cuestión básica de solidaridad y justicia.

Claudio Rodríguez – Coordinador Grupo de Docentes de SIGLA