Asistencia psicológica

Estela (Consultora psicológica)
Click o llamar al 15-5996-4554

Ronald (Lic. en Psicología)
Click o llamar al 15-5098-0181

Medios de comunicación

Rafael Freda al 15-6306-4385

Dejanos tu e-mail

para recibir información sobre nuestras actividades
¿Cuánto es cinco más cuatro en número?
Nombre:
E-mail:

Sigla joven


Insucap

Facebook Sigla

twitter

Contacto

Sociedad de Integración

Gay Lésbica Argentina

Personería Jurídica 59/93 IGJ

Pasaje del Progreso 949 (C1424ATA),
Ciudad Autónoma de
Buenos Aires,
Argentina

Teléfono:
(+ 54 11) 4922 3351

Horarios de Atención:
Miércoles 19 a 21 hs
Sábados de 17 a 21 hs.

Tenemos 63 invitados conectado
Una guia para padres de niños muy delicados y de niñas muy varoneras. Imprimir E-mail

¿Su hijo o hija rechaza las normas del género?

Programa de atención externa (outreach) para niños con conductas de variación de género y para sus familias

 

Catherine Tuerk, M.A., R.N., C.S., Edgardo Menvielle, M.D. y James de Jesus
Outreach Program for Children with Gender-Variant Behaviors and Their Families
Children's National Medical Center
Treducción al español: Prof. Rafael Freda

 

¿A quién se dirige este folleto?
Este folleto está dirigido a padres y madres de niños de menos de doce años que reconocen o sospechan que su niño o niña tiene conductas más típicas del otro sexo. Las sugerencias aquí presentadas se basan en el trabajo de los autores con otros padres y madres en circunstancias similares. La falta de información útil que esté actualmente disponible y sea accesible a padres y madres sobre este tema motivó a que los autores escribieran este folleto. Este folleto no se concentra en los temas que corresponden a adolescentes y adultos jóvenes, pero presentamos recursos útiles que se concentran en el tema juventud.

¿Cuándo desarrollan los niños y las niñas intereses separados?
Tempranamente en la vida los niños y las niñas desarrollan intereses en las actividades y preferencias que son típicas de su género. Llamamos a estas conductas “típicas del género” porque los miembros de un sexo las favorecen. Las conductas típicas de varones se encuentran predominantemente en los niños, y las conductas típicas de mujeres se ven predominantemente en niñas. Por ejemplo, los niños disfrutan del juego fuerte y brusco, y se identifican con héroes varones, en tanto que las niñas disfrutan de actividades más delicadas como jugar con muñecas y pretender ser mamá. Desde temprano en los años primerizos, los niños ganan conciencia de lo que la sociedad espera de ellos en relación con lo que es conducta apropiada para el género.

¿Esto le hace recordar a su hijo o hija?

Si bien lo anterior es cierto para la mayoría de los niños, ciertamente no es cierto para todos los niños. Algunos infantes parecen desarrollarse de un modo distinto. En contraste a la mayoría de los niños, que no quieren tener la apariencia o el comportamiento del otro sexo, estos niños y niñas se desarrollan diferentemente, tienen intereses típicos del sexo opuesto y a veces prefieren la apariencia del sexo opuesto. Por ejemplo, un niño de siete años quiere una Barbie como regalo de cumpleaños, y le gusta jugar a que tiene cabello largo y a que es una princesa. Una niña de seis años está solamente interesada en juegos típicamente masculinos, habla de ser un niño y quiere ponerse pantalón de baño en la piscina. Llamamos a estas conductas “conductas de variación de género”.

¿Qué queremos decir con “variante de género”?

La variante de género y el no conformismo genérico significan la misma cosa: comportamientos que están fuera de las normas culturales aceptadas para cada uno de los géneros. Los niños y niñas con rasgos de variación genérica tienen conductas fuertes y persistentes que son típicamente asociadas con el otro sexo. A veces rechazan la apariencia física (vestimenta y peinado) típicos de los niños de su propio sexo. La variación de género no se aplica a los niños que tienen un interés pasajero (por ejemplo, en caminar con los zapatos del padre si son niños o de la madre si son niñas), que puede durar solamente unos pocos días o semanas. Es lamentable que tengamos que usar rótulos como “variante de género” Es nuestra esperanza de que algún día los niños con estas conductas sean considerados como personas que tienen cualidades únicas y especiales, que son tan aceptables como lo que se considera ahora conductas típicas del género.

¿Qué conductas son las que se ven comúnmente?

Cuando aparece un esquema de comportamiento con variante de género, generalmente se lo advierte por primera vez entre las edades de dos y cuatro años, y a veces más temprano. En algún momento, los niños o niñas con un esquema de variación de género mostrarán los siguientes rasgos:

Los niños pueden demostrar interés en las ropas de las mujeres, los zapatos, el cabello y el maquillaje, e identificarse con personajes femeninos como Barbie, La Sirenita, Blanca Nieves o Cenicienta. Desean tener o juegan a que tienen cabello largo. Prefieren niñas como compañeritas de juego, evitan los juegos bruscos (incluyendo el fútbol, el fútbol americano y los deportes de patear la pelota) y pueden exhibir una índole suave, sensible y artística. También pueden expresar el deseo de ser una niña, o sostener que en realidad son niñas.

Las niñas pueden insistir en vestir ropa de niños, llevar el pelo corto y rehusarse a vestir polleras, vestido largo y mallas de baño de mujer. Tienden a rechazar los juegos que están asociados con ser una nena; en lugar de ello, prefieren juegos y juguetes que son típicamente considerados para niños. Estos juegos y juguetes pueden incluir muñecos de soldados, o de Superman, y autos y camiones. Las niñas pueden identificarse con personajes de varón y rehusarse a asumir personajes de mujer cuando juegan a ser otros. Por ejemplo, pueden querer ser el padre cuando juegan a la casita. Prefieren tener niños como compañeros de juego y están interesadas en juegos bruscos y deportes de contacto físico. Estas niñas también pueden expresar el deseo de ser niño, pueden decir que en realidad son niños, y disfrutar cuando las toman por niños.

Las conductas que se observaban diariamente antes de que el niño o niña comience la escuela pueden aparecer cada vez menos frecuentemente una vez que el niño o niña ha tomado contacto con sus pares. Una disminución en los comportamientos observados puede indicar que a medida que el niño o niña madura y experimenta la crítica de sus pares, él o ella esconde o evita voluntariamente algunas conductas para poder mezclarse con los demás.

¿Qué es la variación de género?

La variación de género no es nada nuevo. Ha sido descrita a todo lo largo de la historia y en muchas culturas diferentes. Los especialistas en desarrollo infantil solían creer que las conductas típicas del género y las conductas de variación de género eran el resultado de los modos en que los niños o niñas habían sido criados. Hoy en día, los expertos están de acuerdo en que la presencia o ausencia de estas conductas es al menos en parte el resultado de lo que queda “impreso en los circuitos (hard-wired)” del cerebro antes o poco después del nacimiento. En otras palabras, los rasgos vienen de “adentro” y no son solamente aprendidos. Algunos expertos acostumbraban creer que la variación de género representaba desarrollo anormal , pero hoy en día muchos han llegado a entender que los niños y niñas con conductas que varían en relación con la expectativa de género son chicos o chicas normales con características propias y únicas, del mismo modo que los niños que desarrollan zurdera son normales .

¿Por qué se produce?

Aunque la ciencia tiene todavía que aislar las causas, sabemos que los rasgos que implican variación de género no son causados por el estilo de ser padres o por acontecimientos de la infancia, tales como el divorcio, el abuso u otras experiencias. Los niños no eligen tener intereses de variación de género más que los otros chicos eligen los intereses típicos del género. Ambos tipos de intereses representan lo que le viene naturalmente a cada niño o niña. La variación de género no es causada por un desorden emocional; sin embargo, a causa del prejuicio social los niños con rasgos de variación de género pueden experimentar continuo rechazo, críticas y matonajes, que causan dificultades de ajuste.

¿Puede ser cambiada?

Es improbable que lo que lleva a un niño o niña a tener rasgos típicos del género o rasgos de variación del género pueda ser significativamente cambiado por el influjo de padres, maestros, entrenadores o terapeutas. Aunque es posible que los adultos presionen o avergüencen a los niños o niñas para que ellos o ellas dejen de lado algunas conductas, el niño o niña puede ajustar su conducta para ser aceptado. Sin embargo, estos cambios, si es que se producen, pueden ser superficiales y no reflejan cómo siente verdaderamente el niño o niña. Más todavía: avergonzar presionando es probable que mine la confianza en sí mismo del niño o niña y su autoestima. Como explicamos más largamente después, nos oponemos con fuerza a los abordajes parentales o a las terapias que se enfocan en presionar al niño para que cambie y se acomode a un estereotipo de cómo “se supone que debe ser” un niño o una niña.

Como padre o madre, ¿por qué me siento tan preocupado?

Los padres y madres pueden sentirse muy preocupados, y por muchas rezones. En los primeros lugares de la lista pueden estar la necesidad de proteger a su hijo o hija, las preguntas acerca de qué causa estas conductas, y qué hacer con ellas.

· Es natural preocuparse

Querer proteger a su niño o niña es una respuesta natural. En nuestra sociedad, las personas que son diferentes de cualquier modo son a veces consideradas como imperfectas o como extraños, lo que puede dar como resultado enorme dolor y crítica de sí mismos. Y, cuando usted se anticipa a la respuesta de la sociedad ante su hijo o hija, sus preocupaciones pueden ser diferentes dependiendo del género de su niño o niña. Las conductas “femeninas” en los niños son altamente estigmatizadas, en tanto que las conductas “masculinas” en las niñas son en general más aceptadas e incluso alentadas. Tanto las niñas como los niños pueden experimentar rechazo a causa de la percepción negative de los otros; sin embargo, los niños son los que tienden a recibir la parte mayor del maltrato. Tanto los niños como las niñas necesitan protección por encima de y más allá de la protección paterna y materna que todos los niños y niñas necesitan.

· ¿Es un problema?

És una excelente pregunta. De hecho, la variación de género no es necesariamente un problema. Las conductas no son malas. No dañan al niño o a la niña o a otros. Su hijo o hija no está hacienda nada “malo” al jugar juegos que son generalmente preferidos por niños o niñas del sexo opuesto. Algunas personas, sin embargo, consideran que la variación de género es un problema, y esto es algo difícil de pasar por alto. La verdad es que la variación de género se considera problema solamente porque no se ajusta a las normas de la sociedad .

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo o hija?

Como todos los niños y niñas (¡y padres y madres!), su hijo o hija necesita amor, aceptación, comprensión y apoyo, pero los niños y niñas que tienen rasgos de variación de género a veces los necesitan de un modo especial. Más abajo encontrará una lista de algunas ideas de cómo puede usted ayudar a su hijo o hija. A medida que las vaya leyendo, tenga en mente que son solamente un punto de inicio. Normalmente, a los padres y madres que buscan consejo se les dice que sigan sus instintos. Sin embargo, en este caso su sabiduría maternal o paterna normal puede estar sesgada por el modo en que la sociedad ha considerado a estos niños y niñas. A medida que usted reflexione sobre qué es lo que está mal en los prejuicios de la sociedad, y no sobre qué está mal en su hijo o hija, usted puede desarrollar un modo nuevo de considerar a su hijo o hija.

· No acepte automáticamente las presunciones tradicionales

El interés de un niño o niña en las actividades del sexo opuesto es inocente e inofensivo. Como la sociedad típicamente responde a esto como si el niño o niña fuera defectuoso o disminuido de nacimiento, es crucial su comprensión y apoyo.

  • Aprenda a separar los juicios de la sociedad del amor que usted tiene por su hijo o hija. No permita que las opiniones críticas de otras personas sobre lo que está bien y lo que está mal se interponga entre usted y su hijo o hija.
  • Continúe aprendiendo más sobre variación de género a medida que su hijo o hija crezca, de modo que pueda entender lo que él o ella necesita de usted a las diversas edades.

· Cree un espacio de seguridad

  • Los niños y niñas son mucho más resistentes y capaces de soportar dificultades cuando sienten que sus padres están de su lado. Permita que su hijo o hija sepa que usted lo ama o la ama, sin importar qué. Haga que otros sepan que usted ama a su hijo o su hija incondicionalmente, y haga que su hijo o hija sepa que usted está allí para darle apoyo a él o a ella.
  • Muchos chicos y chicas con rasgos de variación de género experimentan aislamiento o sufren avasallamiento de otros. Usted y su hogar pueden ser el único lugar de seguridad del niño. Si éste es el caso, asegure a su hijo o hija que usted siempre le permitirá y alentará que él o ella sea “quienes son” en su propia casa. Cree una atmósfera de aceptación, proveyendo un lugar seguro para que su hijo o hija expresen sus intereses.
  • Aliente a su hijo o hija a encontrar actividades que respeten sus intereses, y que sin embargo los ayuden a “encajar” socialmente. Estas actividades pueden incluir gimnasia, natación, computación o teatro para los niños, y equipos de atletismo, programas de liderazgo o aventuras de campamento para las niñas. Recuerde alentar las actividades que le gustan a su hijo o hija.

· Comunique apertura y apoyo

  • Lo más importante es que escuche a su hijo o hija sin criticar. Su hijo o hija necesita sentir que él o ella está siendo entendido por usted, para poder ser franco o franca con usted.
  • Hable con su hijo o hija sobre el hecho de que hay más de un modo de ser niño o niña. Aliente la individualidad, y evite usar aseveraciones tales como “Solamente las niñas juegan con muñecas” y “A los niños les gusta jugar a la pelota pero a las niñas no”. Decirle esto a un niño, con tres o cuatro años, puede hacerlo razonar que si Barbie es para las niñas, entonces él debe de ser una niña. En lugar de ello, explique que aunque una mayoría de niños no están interesados en muñecas, hay algunos niños a las que les gustan, ¡y que eso también está bien! Lo mismo puede ocurrir con una niña que escucha “Solamente a los niños les gusta jugar a que son soldados.”
  • Hable abiertamente y con calma acerca de la variación de género. Reconózcale a su hijo o su hija que él o ella es diferente, en términos positivos (“eres único o única”). Elógiele sus capacidades, sean o no correspondientes a lo que los otros niños o niñas de su misma edad gustan de hacer. Si esto le resulta difícil, ensáyelo previamente con su cónyuge, con un amigo o en frente del espejo.
  • Hable con su hijo o su hija acerca de qué tal es ser diferente. Los adultos, al retornar a sus propias infancias de no conformidad genérica, a menudo recuerdan sentirse diferentes, lo que los hacía sentirse avergonzados o avergonzadas. Ayude a su hijo o hija a comprender que, aunque no todo el mundo los entienda o los afirme, que a uno le gusten cosas diferentes no es nada de lo que avergonzarse, sino que en realidad es una cualidad única y positiva.
  • Si su hijo o hija está aislado de sus pares, reconózcale que es doloroso, pero que no es su culpa. Asegure a su hijo o hija que él o ella hará en el futuro otros amigos que tendrán intereses similares.
  • Explique a su hijo o hija que él o ella probablemente se encontrarán con críticas e incluso que serán objeto de burlas y ataques, y pregúntele qué sentimientos le provoca esto. Pregúntele qué le hará sentirse seguro o segura, y dígale a su hijo o hija que vaya a pedirle ayuda a usted o a otros adultos en posición de autoridad. Haga que su hijo o hija sepa que él o ella no merecen que se les haga sufrir.
  • De vez en cuando, aliente a su hijo o su hija a que le cuente si lo critican o lo matonean; los niños y niñas que son verbalmente o físicamente agredidos por sus pares a menudo están asustados o se sienten demasiado avergonzados para hablar del tema. Es mejor si su hijo o hija le cuenta si lo están o la están fastidiando, pero no tenga la expectativa de que su hijo o hija siempre le contará. Esté atento a posibles señales de alerta que indicant que su hijo o hija puede estar en problemas. Estos signos pueden incluir negarse a ir a la escuela o no querer salir fuera de la casa, quejarse de dolores y molestias, o llorar excesivamente.
  • Algunos libros y videos infantiles pueden ser muy útiles para enfocar estos temas y para implicar a su hijo o hija en una discusión positiva. Téngalos en su casa, y pida que estén disponibles en la biblioteca de la escuela.

· Haga defensoría

  • Quizás usted quiera anticiparse a los problemas y hablar en la escuela por adelantado, antes de que la escuela pida su presencia. Hable con el maestro o maestra de su hijo o hija o con el director de la escuela o con el consejero o tutor, y solicite su ayuda en crear una atmósfera donde su niño o niña esté a salvo de juicios negativos. Insista en una política de tolerancia cero en la escuela en relación con las burlas y las críticas. No suponga que la escuela tiene comprensión de este tema; puede ser necesario que usted eduque al personal escolar. Este folleto puede ser un buen lugar para empezar. A veces el medio escolar puede ser tal que puede necesitar considerar una escuela alternativa.
  • Si su hijo o hija es matoneado o fastidiado, pídale a la gente de la escuela y a sus vecinos que lo ayuden o la ayuden a protegerlo o protegerla. Puede ser que consiga reclutar como aliados a adultos y a niños y niñas mayores. Elíjalos cuidadosamente y mantenga un diálogo continuo.

¿En qué trampas debe evitar caer?

Ser padre o madre de cualquier niño o niña incluye muchos altibajos; sin embargo, para niños y niñas que tienen rasgos de variación de género, a veces uno tiene la impresión de que hay más altibajos que los usuales. Aquí hay unas pocas sugestiones de lo que se debe evitar:

· Evite echar la culpa

  • No culpe al niño o niña, ni a usted mismo o misma, ni a su cónyuge. La variación de género de su niño o niña provino de dentro de él o de ella, y no pueden desconectarla o conectarla a voluntad. No fue causada por ninguna otra persona y no puede ser cambiada por ninguna otra persona. De hecho, si usted se concentra en la culpa o en el cambio, usted se perderá cosas maravillosas de su niño o niña y estropeará recibir las recompensas que tiene ser padre o madre.
  • Su niño o niña necesita expresarse a sí mismo o misma tanto como cualquier otro chico. Si su hijo o hija está interesado en una actividad más típica del sexo opuesto, no es un acto de desafío. Simplemente está siguiendo sus propios instintos.

· Evite presionar a su hijo para que cambie

  • Evite toda acción destinada a presionar a su hijo o hija para que cambia. Algunos niños o niñas pueden esconder sus intereses y sentimientos ante padres que los desaprueban porque quieren ser queridos y aceptados por ellos, pero esto no significa que los intereses más profundos del niño o niña hayan cambiado. De hecho, esto enseña al niño o niña que él o ella deben vivir una mentira para ser aceptados.
  • Niños y niñas pueden sentir la incomodidad del padre o la madre, incluso si el padre o la madre no hablan de ello. Incluso los niños y niñas jóvenes perciben la desaprobación no expresada . Los niños y niñas que son forzados a adaptarse a un molde que sienten antinatural pueden volverse frustrados, enojados, deprimidos e incluso retirarse a un mundo de fantasía.

· Evite aceptar el matoneo como inevitable o merecido

Estar fuera de la norma no les da a otros el derecho de criticar o atormentar. El matoneo es un acto inaceptable y cobarde del que solo es responsable quien matonea.

  • No haga a su hijo o hija responsible por la intolerancia de los demás. Nadie merece ser matoneado. Hable acerca de lo que pasó, y ayude al niño o niña a entender por qué está mal .
  • No trate de hacer como que el ser matoneado se pasa por alto, ni tampoco le diga a su hijo o hija que es algo que él o ella debe aprender a aceptar por ser diferente.
  • No espere que el niño o niña se las arregle solo con la crítica o el matoneo. Si usted parece despreocupado o no toma cartas en el asunto, su hijo o hija sentirá que él o ella no tiene a dónde ir a buscar ayuda. En esta situación, será mucho menos probable que su hijo o hija busque ayuda de sus padres para estos problemas…ni quizás para otros.

Como padre o madre, ¿cómo tratar con los propios sentimientos?

· Comprenda sus propios sentimientos

  • Usted puede sentir incomodidad y vergüenza por los intereses y conductas de su hijo o hija. Esto también es normal al principio; sin embargo, lo que otros piensen no es tan importante como la imagen de sí que su hijo o hija esté desarrollando.
  • Tómese tiempo para determinar de dónde están viniendo sus sentimientos y cómo puede cambiarlos para ser afirmativo y para tomar la defensa de su hijo o hija. Lo más probable es que la vergüenza venga de prejuicios. Recuérdese usted mismo que la sociedad ha superado otros prejuicios en el pasado y que está lentamente volviéndose más amable hacia los que son diferentes.
  • Puede ser que usted tenga que ajustar sus sueños de cómo esperaba que fuera ser padre o madre. Para que se produzcan estos cambios, quizás usted experimente algunas de las emociones asociadas con la pérdida, tales como el shock, la negación, el enojo y la desesperación. Estos sentimientos son todos parte del proceso que lleva a la aceptación. Usted debe alcanzar la aceptación para afirmar lo único que es su hijo o hija.

· Incluya a toda la familia

  • No compare negativamente su hijo o hija con otro hermano o hermana o con otro niño o niña; esto solamente lastimará a los dos niños. Incluya a los hermanos en tantas conversaciones sobre variación de género como sea posible . Puede ser que encuentren difícil aceptar un hermano o una hermana con conductas e intereses de variación de género; pueden sentirse avergonzados o volverse insultantes. Esto es un desafío para ellos también, así que pueden necesitar su ayuda para entender sus propios sentimientos.
  • Además de incluir a su familia inmediata, puede ser que tenga que educar también a otros que comparten su vida. Los parientes o amigos pueden encontrar muy difícil para aceptar la variación de género. A menudo las personas cambian estas ideas con el tiempo; pero si no pueden cambiar, hágales saber que su hijo o hija tiene prioridad.

· Busque ayuda

  • Desdichadamente, muchas veces no es fácil encontrar ayuda. Recuerde que no está solo y que tampoco lo está su hijo o hija. Sin embargo, no se desaliente si es difícil encontrar otras familias en circunstancias similares en su comunidad o personas que no comulguen con el estigma de la sociedad.
  • Si vive a distancia de automóvil de Washington, DC, puede considerar unirse a un grupo de apoyo de padres. A pesar de la aprensión inicial, muchos padres y madres como usted han descubierto que este grupo puede ser de mucha ayuda. El grupo está facilitado por profesionales de salud mental y tiene reuniones mensuales.

¿Cómo saber si su hijo o hija necesita ayuda profesional?

Busque ayuda profesional si su hijo o hija se vuelve ansioso, deprimido, enojado o hiperactivo, a pesar de sus esfuerzos de dar apoyo. Si su hijo o hija muestra signos de conductas suicidas o autodestructivas busque inmediatamente ayuda profesional. El pediatra de su hijo puede recomendarle un profesional de salud mental.

¿Cómo encontrar al terapeuta adecuado?

Los terapeutas que son competentes en otros temas de infancia no necesariamente tienen la competencia para tratar con la variación de género, así que usted debe transformarse en un consumidor informado y seleccionar prudentemente a un profesional. Debe poner señal de alerta cuando el terapeuta parezca enfocar las conductas del niño o niña como “el problema”, en lugar de ayudar al niño a soportar la intolerancia y guiar a los padres para que den apoyo.

Cuando un niño o niña está teniendo dificultades para soportar las críticas o con el hecho de ser diferente, puede ser valioso el apoyo de un terapeuta sensible. Sin embargo, los niños y niñas, particularmente los más pequeños, pueden estar incapacitados o mostrarse reacios a discutir estos temas en las sesiones. Si el terapeuta recomienda terapia de apoyo no estructurada, asegúrese de que el niño o niña sea suficientemente maduro para verbalizar sus temas y que se encuentre cómodo hablando de ello. Alternativamente, los abordajes estructurados que enseñan estrategias para reducir el impacto del matoneo (habilidades para responder más efectivamente al matoneo y habilidades para tolerarlo) no dependen de que el niño o niña esté dispuesto a hablar sobre ciertas experiencias dolorosas. Los niños que son muy tímidos o incapaces de hacer amigos pueden beneficiarse de una capacitacíón para mejorar sus habilidades sociales. La guía de padres debe ser siempre un componente de cualquier terapia, si no el foco principal. Preocúpese si las sesiones solamente se dirigen al niño o niña, o si no atienden sus preguntas sobre cómo ser padre o madre, o si no le proveen ideas para ayudar a su hijo o hija.

Un recurso para información sobre derivación es el Programa de Atención Externa para Niños con Conductas de Variación de Género y sus Familias , en el Centro Médico nacional de Niños.

¿Cómo se da cuenta de si USTED necesita ayuda profesional?

Pedir ayuda ante la tarea de aprender cómo ser padre o madre de un modo nuevo es una sabia decisión para usted, para su hijo o hija y para el resto de su familia. Si usted está experimentando demasiado estrés, con signos de excesiva preocupación, pérdida de sueño, ansiedad o irritabilidad, no dude en buscar apoyo profesional. A veces dos padres pueden estar en desacuerdo sobre cómo criar a un niño o niña y en especial sobre cómo criar a un niño o niña con rasgos de variación de género. Si usted y su pareja tienen ideas extremadamente diferentes, busque consejería para ayudar a mediar en sus discusiones. La consejería hará que su comunicación sea más productiva al proveer un espacio seguro y neutral en el que compartir sus sentimientos y diferencias.

¿Cómo saber si su familia necesita ayuda profesional?

Cualquier tipo de cambio puede causar estrés en una familia, pero hay modos de reducir estos estrés. Si las relaciones familiares están tensas o si los hermanos están mostrando dificultades de ajuste (burlas, peleas, aislamiento, evitación de confrontaciones, o están siendo insultantes o físicamente agresivos) se puede necesitar terapia para toda la familia.

¿Qué expectativas hay para el futuro?

Como adolescente y adulto, su hijo o hija puede sentirse emocional y físicamente atraído a personas del sexo opuesto, del mismo sexo, o de ambos sexos. Aunque estos tres resultados son posibles, la investigación hecha en niños con rasgos de variación genérica sugiere que la probabilidad de que resulten siendo heterosexuales es mucho menor. En raras ocasiones, los niños y niñas continúan teniendo fuerte identificación de cruce de género a medida que entran en la adolescencia y la adultez. Estas personas son llamadas transgénero, y experimentan una condición en la que sienten que son de un género diferente al de sus cuerpos físicos y experimentan incomodidad persistente con su sexo o su sentido de inadecuación al rol de género de ese sexo. A veces las personas transgenéricas no se identifican completamente con ningún género.

Lo más importante es siempre recordar lo que sigue:

Usted puede hacer lo correcto para su hijo o hija. Haga que su hijo o hija sepa que usted lo ama y lo apoya sin tener en cuenta qué género o qué orientación sexual él o ella puedan resultar teniendo. Usted no está influyendo en su hijo o su hija negativamente al permitirle ser él o ella misma y al respetar sus intereses y actitudes, un derecho que todos damos por descontado. Sentir el amor y la genuina aceptación de un padre o madre es el elemento más importante para volverse resistente y para enfrentarse eficazmente a los desafíos de la vida.

Información de Contacto con Autores y Programa de Atención Externa

Catherine Tuerk, M.A., R.N., C.S., Edgardo Menvielle, M.D. y James de Jesus
Outreach Program for Children with Gender-Variant Behaviors and Their Families
Children's National Medical Center
111 Michigan Avenue, NW – Washington, D.C. 20010
(202) 884-2504

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla '; document.write( '' ); document.write( addy_text23027 ); document.write( '<\/a>' ); //-->\n Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

La producción de este folleto está financiada por el Child Health Center Board, Children's National Medical Center. Puede ser bajada del sitio web del Outreach Program's Children's National Medical Centere. Agradecemos a los muchos parientes y profesionales que generosamente nos prestaron su ayuda.

Recursos Útiles

  • Children's National Medical Center: http://www.dcchildrens.com- Use el menú "Search", ubique "Gender Variant" y cliquee on Outreach Program

Videos

Libros infantiles (en inglés)

  • Oliver Button is a Sissy • 1979 Tomie de Paola. • Voyager Books, Harcourt Brace and Company. • Reading levels 4-8.
  • The Sissy Duckling . Fierstein, Harvey and Henry Cole (Illustrator) • Simon & Schuster, 2002 • Reading levels 4-8.
  • It's Perfectly Normal • Harris, Robie • Candlewick Press, 1994 • Ages 10 & up.
  • Libros para padres (en inglés)
  • Not Like Other Boys • Fanta-Shyer M. and Shyer C. • Houghton Mifflin Co: Boston, 1996.
  • Homosexuality: The Secret a Child Dare Not Tell • Cantwell M. A. • Rafael Press: Chicago, 1998.
  • Sissies & Tomboys: Gender Non-conformity & Homosexual Childhood • Rottnek, Matthew, ed. • New York University Press: New York 1999.

Libros de referencia para padres de adolescentes (en inglés)

  • Changing Bodies, Changing Lives: A Book for Teens on Sex and Relationships • Ruth Bell et al . • Random House: New York, 1998.

Sitios web para padres de adolescents (en inglés)

 

Última actualización el Sábado, 21 de Marzo de 2009 14:44