Dejanos tu e-mail

para recibir información sobre nuestras actividades
¿Cuánto es cinco más cuatro en número?
Nombre:
E-mail:

Escucha Radio Pasaje

Sigla joven


Insucap

Facebook Sigla

twitter

Contacto

Sociedad de Integración

Gay Lésbica Argentina

Personería Jurídica 59/93 IGJ

Pasaje del Progreso 949 (C1424ATA),
Ciudad Autónoma de
Buenos Aires,
Argentina

Teléfono:
(+ 54 11) 4922 3351

Horarios de Atención:
Miércoles 19 a 21 hs
Sábados de 17 a 21 hs.

Tenemos 119 invitados conectado
UNION CIVIL DEL MISMO SEXO EN EL MUNDO y ARGENTINA Imprimir E-mail
Escribe: R. FREDA 

La unión civil entre dos personas significa que el Estado reconoce y vela por los derechos y obligaciones mutuas de esas dos personas. Significa fundamentalmente dos cosas: primero, que la sociedad reconoce esa unión; segundo, que esa unión acarrea derechos y obligaciones, entre los que pueden encontrarse los derechos de herencia, de patrimonio, de tutela, cargas impositivas y beneficios de diversa índole.

 

Actualmente hay 15 naciones del mundo (entre ellas España) y un estado norteamericano donde las uniones del mismo sexo tienen los mismos o casi los mismos efectos legales que las uniones heterosexuales.

Hay también una cantidad de estados menores (municipios, o provincias y estados de naciones federales) que reconocen socialmente la unión mediante un registro, y le otorgan algunos derechos que están en poder del municipio o la provincia; estas legislaciones son muy importantes porque simbolizan un reconocimiento social y abren el camino hacia el otorgamiento pleno de los derechos de unión.

Las leyes de unión tradicional son las heterosexuales, que se llaman “leyes de casamiento”. Únicamente en Holanda las personas del mismo sexo se unen con las mismas leyes que lo hacen las parejas heterosexuales. En todos los demás países y regiones o bien la unión está prohibida o está legislada mediante un conjunto de leyes específicas para las parejas del mismo sexo.

MATRIMONIO Y CASAMIENTO

“Matrimonio” y “casamiento” son dos nombres dados a las unión de dos personas que se constituyen en una unidad ante el Estado.

  • El matrimonio es una institución de origen religioso. Lo define la posibilidad de fecundidad, ya que “matrimonio” tiene la misma raíz que “madre”. Se aplica a las uniones donde uno de los dos integrantes puede llegar a ser madre por obra del otro. Esto exige que los integrantes de la pareja sean de distinto sexo.
  • El casamiento es una institución de origen laico. Lo define la convivencia, ya que tiene la misma raíz que “casa”. Se aplica a las uniones donde los dos integrantes viven o desean “vivir en la misma casa”.

Casamiento y matrimonio coinciden cuando la unión, celebrada por la Iglesia, es reconocida como válida para el Estado.

A partir del siglo XIX, el Estado se hizo cargo de la función de unir a sus ciudadanos mediante uniones civiles . En los países de habla inglesa esa unión se llamó marriage; la palabra matrimony quedó reservada a las uniones sagradas.

En Argentina, los matrimonios celebrados por la Iglesia tuvieron validez civil hasta que el Estado reclamó para sí la unión de ciudadanos e instituyó el Registro Civil. Para mantener el prestigio de la unión, bautizó “Ley de Matrimonio Civil” al instrumento legal por el cual celebra casamientos. Al mismo tiempo, la Iglesia Católica (imitada después por las sinagogas y otras iglesias cristianas) ordenó a sus sacerdotes no hacer ceremonias religiosas si los contrayentes no presentaban “la libreta”: de este modo evitó tener que celebrar matrimonios que corriesen el riesgo de no tener consecuencias legales. Esta confusión de “matrimonio” y “casamiento” contribuye a mantener imprecisa la separación de la Iglesia y el Estado.

Para permitir que el Estado Argentino pueda celebrar uniones civiles entre personas del mismo sexo, sin confundirse con las uniones sagradas y sin suscitar la oposición de las Iglesias y de las personas que reverencian al matrimonio como institución, aunque sea civil, la Ley de Parteneriato para Unión Civil de Personas del Mismo Sexo (diputada Laura Musa, 1998; diputada Margarita Stolbizer, 2000: Musa y otros, 2002) usa el siguiente esquema de pensamiento:

Unión civil = casamiento

UNION CIVIL HOMOSEXUAL EN EL MUNDO

A partir de la Segunda Guerra Mundial una corriente de opinión entre los homosexuales propuso como estrategia antidiscriminatoria re clamar reconocimiento de las uniones del mismo sexo. Las tácticas difirieron en ambos lados del Atlántico.

  1. Los europeos efectuaron reclamos políticos ante partidos políticos y gobiernos.
  2. Los norteamericanos usaron dos tácticas: e n la década del setenta comenzaron los reclamos al Poder Judicial. En la década del ochenta presionaron a los estados municipales para que se reconociera la “sociedad doméstica” ( domestic partnership ) . En la década del noventa, los canadienses fueron gradualmente conquistando por lobby político y demanda judicial los derechos otorgados a las uniones de hecho heterosexuales.

Algunos de los Estados (nacionales o federados) que accedieron al reclamo crearon instituciones nuevas:

  • Dinamarca instituyó la Sociedad Registrada ( Registreret Partnerskab, conocida en inglés como Registered Partnership) . Este modelo legal fue seguido por Noruega, Suecia, Groenlandia, Islandia, Holanda y Alemania (Eintragene Partnerschaft) .
  • Hawaii instituyó la Relación de Beneficiario Recíproco, pero debió suspenderla.
  • Francia instituyó el Pacto Civil de Solidaridad.
  • Bélgica instituyó el Pacto de Cohabitación Reglamentada.
  • Vermont instituyó la Unión Civil.

Otros Estados adaptaron sus instituciones jurídicas previas:

  • Hungría extendió su Casamiento por Ley de Comunes (para parejas de hecho) a las parejas homosexuales.
  • Holanda (desde el 2001) usa la misma ley para unir parejas heterosexuales y homosexuales.

OPOSICION

El prejuicio contra la homosexualidad hace que la mayoría de la población sea indiferente o reaccione adversamente a estas iniciativas: algunos grupos, muy vinculados a la religión o a la tradición conservadora, sostienen que la dignidad del matrimonio es dañada por la existencia de uniones civiles del mismo sexo.

Entre los propios homosexuales, u na corriente de opinión sostiene que el casamiento es una institución patriarcal y sexista que debe ser evitada. Otros no están interesados por razones diversas; algunos gays norteamericanos, con un nivel de prosperidad más alto que el promedio de su país, no se sienten restringidos por la falta de derechos de casamiento; otros tiene miedo de las repercusiones; otros no creen que la unión duradera sea de interés para los gays.

ESTADOS UNIDOS: TREINTA AÑOS DE ESFUERZOS JUDICIALES

Baker vs. Nelson (Minnesota, 1971). Una pareja de varones argumentó que al negárseles licencia de casamiento se les negaba igualdad ante la ley. La Corte resolvió que "no encontramos sostén para estos argumentos en ninguna decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos"

Jones vs. Hallahan (Kentucky, 1973). Una pareja de mujeres arguyó que se les negaban tres derechos básicos constitucionales: el derecho de casarse, el de asociarse y el de ejercitar libremente su religión. La corte resolvió que "la relación propuesta no autoriza emitir una licencia porque lo que proponen no es un casamiento ( marriage )."

Singer vs. Hara (Washington, 1974). Una pareja de varones arguyó que negarles la licencia violaba la enmienda estatal de Igualdad de Derechos. La corte sostuvo que lo proscrito era el tratamiento discriminatorio entre hombres y mujeres "tomando en cuenta el sexo."

Adams vs. Howerton (Colorado, 1975). Un norteamericano demandó permiso de residencia para su cónyuge ( spouse ), un australiano. La corte decidió que "spouse" (cónyuge) significa alguien que no es del mismo sexo, y citó la Ley de Inmigración de 1965, que prohíbe a personas "afligidas por desviaciones sexuales" entrar a EEUU.

Thorton vs. Timmers (Ohio, 1975). La corte respondió a dos lesbianas "que es de expresa intención legislativa que las personas que puedan ser unidas en marriage deben ser de diferentes sexos."

De Santo vs. Barnsley (Pennsylvania, 1984). Uno de dos varones pidió el divorcio alegando casamiento por ley de comunes . (Es la unión de hecho , reconocida por muy pocos estados). La corte respondió que expandir la ley de comunes de Pennsylvania para incluir a parejas del mismo sexo era tema de la Legislatura.

Herencia de Cooper (New York, 1990). El compañero del difunto pidió heredar como "surviving spouse" (cónyuge sobreviviente). La corte respondió que las "personas del mismo sexo no tienen derechos constitucionales para entrar en casamiento ( marriage ) uno con otro."

Dean vs. District of Columbia (Washington, DC, 1995). Dos varones perdieron de modo inapelable su demanda por licencia de casamiento ( marriage ).

Baehr vs. Miike (Hawaii 1999). El demandante alegó que el otorgamiento de licencia de casamiento eran discriminatorias. Después de nueve años, la corte decidió sobreseer el caso. La legislatura de Hawaii prohibió el marriage entre personas del mismo sexo.

En diciembre de 1999, en Baker vs. State, la Corte Suprema de Vermont afirmó que extender iguales beneficios a las parejas del mismo sexo “es simplemente, después de todo lo dicho y hecho, un reconocimiento de nuestra humanidad común", e indicó a la Legislatura que debía remediar el desamparo de las parejas del mismo sexo. La Ley de Unión Civil de Vermont se aprobó en julio del 2000.

EL UNICO ESTADO EN EEUU: VERMONT

En Vermont, un pequeño estado norteamericano de medio millón de habitantes, el 0,2% de la población está unida por Ley de Unión Civil para Parejas del Mismo Sexo.

En un año de vigencia de su ley, Vermont unió dos mil quinientas parejas del mismo sexo (dos veces más mujeres que varones). Solamente quinientas eran oriundas del Estado. Las otras dos mil vinieron del resto de Estados Unidos.

EN ARGENTINA

En nuestro país hay cinco proyectos de ley de unión civil presentados, uno de alcance nacional y consecuencias legales similares a las de la ley de matrimonio, y otros cuatro de alcance provincial, con muy pocos derechos para otorgar, porque en nuestro país las provincias delegaron tácitamente en la Nación el poder de unir civilmente a las personas, a partir de la sanción de la ley de Matrimonio Civil.

Esto deja pocos ámbitos en lo que los estados municipales y provinciales puedan otorgar derechos o exigir el cumplimiento de obligaciones, pero el esfuerzo jurisdiccional es valioso porque fuerza el reconocimiento social de la existencia y validez de las uniones civiles entre personas del mismo sexo.

PROYECTOS DE LEY EN ARGENTINA:

  • Nación
  • Ciudad Autónoma
  • Provincia de Buenos Aires
  • Provincia de Mendoza
  • Provincia de Cordoba
  • Provincia de Río Negro

DISCRIMINACION POR OMISION

No legislar sobre estas uniones hace incurrir a los Estados en discriminación por omisión , porque las parejas del mismo sexo carecerán de los derechos que la ley da a las parejas casadas de distinto sexo: seguro de salud, toma de decisiones médicas para una pareja incapacitada, declaraciones conjuntas de impuestos, beneficios de seguridad social y de herencia, protección contra violencia doméstica, bien de familia y licencias laborales conjuntas.

UNION CIVIL EN LA CIUDAD AUTONOMA

En la sesión del jueves 12 de diciembre del 2002 la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó una norma histórica: la Ley de Unión Civil, que utilizarán tanto los heterosexuales como las minorías sexuales en la Ciudad Autónoma.

Esta norma, ideada por la jueza Graciela Medina y propulsada con gran eficacia y determinación por la Comunidad Homosexual Argentina, es histórica: marca el derrumbe de la barrera cultural contra la unión de personas del mismo sexo, y el final de la hegemonía de la Ley de Matrimonio Civil como único instrumento legal de la unión entre personas que tiene reconocimiento del Estado.

Es la primera normativa en su género, que nosotros sepamos, de Hispanoamérica; y es la primera ley de unión civil que es dictada en un Estado con jerarquía de Estado federado. Es un ejemplo para las provincias, porque aquello que puede ser hecho por la Ciudad Autónoma, que es una cuasi provincia, debe necesariamente ser también facultad de las provincias.

El federalismo argentino es moderado; la facultad de unir personas, que hubiera podido corresponder a las provincias federadas en la Argentina, fue delegada a la Nación al dictarse el Código Civil y la ley de Matrimonio Civil. Esto deja pocos ámbitos en lo que los estados municipales y provinciales puedan otorgar derechos o exigir el cumplimiento de obligaciones, pero el esfuerzo jurisdiccional es valioso porque fuerza el reconocimiento social de la existencia y validez de las uniones civiles entre personas del mismo sexo. Sin embargo, las provincias (y por ende la Ciudad Autónoma de Buenos Aires) han retenido suficientes facultades para llegar a este excelente resultado

De este modo, también; dentro de las facultades que les competen; las Provincias de Río Negro, Córdoba, Mendoza y Buenos Aires están considerando leyes de unión civil de diferentes tipos, aunque todas ellas dirigidas a un mismo fin: consagrar un instrumento jurídico que permita combatir la discriminación, mediante la equiparación de las parejas del mismo sexo a las parejas de distinto sexo.

La Provincia de Río Negro ha aprobado ya una iniciativa por la que la certificación de la unión será hecha por el Estado, pero no requerirá un registro.

La Ley a consideración de la Legislatura Cordobesa está propuesta para personas del mismo sexo.

UNIÓN CIVIL EN RÍO NEGRO

Río Negro aprobó una ley que reconoce a las parejas formadas por personas del mismo sexo los mismos derechos que la provincia garantiza a las uniones de hecho, salvo la posibilidad de casarse y adoptar niños.

A diferencia de la Ciudad de Buenos Aires, las parejas se registrarán ante los Jueces de Paz. Ambos integrantes deben ser mayores de 18 años y presentar dos testigos que declaren que la pareja ha convivido durante por lo menos dos años. Las parejas podrán acceder a planes de vivienda del gobierno provincial y a beneficios sociales así como licencias por enfermedad o duelo (si son empleados de la provincia) y podrán acompañarse mutuamente en caso de internación en los hospitales públicos.

El proyecto se presentó en junio de 2001. Oficialismo y oposición se pronunciaron a favor del proyecto; la iglesia católica no emitió opinión al respecto.

BOLETIN LEGISLATURA DE LA PROVINCIA DE RIO NEGRO Nº 100/2002

SE INFORMA A LA POBLACION EN CUMPLIMIENTO DEL ARTICULO 141 DE LA CONSTITUCION PROVINCIAL, QUE EN EL DIA DE LA FECHA FUE APROBADO EL TEXTO DEL PROYECTO DE LEY QUE DICE:

Artículo 1º.- Las parejas del mismo sexo podrán efectuar una declaración jurada que certifique su convivencia ante el Juzgado de Paz.

Artículo 2º.- La declaración de la pareja se realizará en presencia de dos (2) testigos.

Artículo 3º.- No podrán realizar el juramento:

  • Las personas menores de dieciocho (18) años de edad.
  • Los incapaces.
  • Los sordomudos que no puedan darse a entender por ningún medio que en forma inequívoca exprese su voluntad.
  • Aquéllos que estén unidos por parentesco en línea directa ascendente o descendente o que sean hermanos o hermanas los hijos adoptivos entre sí.
  • Las personas unidas por vínculos de adopción.
  • Las personas que estén casadas o en concubinato.
  • Los que tengan afinidad en línea recta en todos sus grados.

Artículo 4º.- La declaración jurada permitirá ejercer todos los derechos y obligaciones que la legislación provincial establezca para las parejas convivientes.

Artículo 5º.- De forma.

SECRETARIA LEGISLATIVA

VIEDMA, 17 de Diciembre de 2002