Sexualidad

La sexualidad es una entidad compleja, en la que pueden distinguirse diversos componentes: sexo, género, orientación sexual, genitalidad y otros (sensualidad, erotismo, expectativa social).

El sexo es anatómico. Está formado por diferentes indicadores (cromosomas, anatomía externa, anatomía interna, y otros) y divide a la especie humana en dos grandes subgrupos, llamados biológicamente "hombre" y "mujer", equivalentes a macho y hembra en términos de zoología.

El género es cultural. Es una construcción compuesta con apariencias, comportamientos, actitudes y roles que la sociedad considera adecuados o esperables en un hombre biológico o una mujer biológica. La masculinidad y la feminidad cambian de acuerdo con las épocas y las sociedades. El género es un continuo complejo definido por muchos rasgos. No hay un límite exacto a partir del cual un varón deja de ser masculino y pasa a ser femenino; en la realidad, la masculinidad y la feminidad son un continuo. Puede haber una masculinidad (o una feminidad) más o menos intensa.

La orientación sexual está determinada por el sexo del objeto del deseo. Si el sujeto siente deseo erótico por personas de sexo distinto al suyo, es heterosexual. Si siente deseo erótico por personas de sexo igual al suyo, es homosexual. Si puede sentir deseo por una persona de sexo igual al propio o de sexo distinto al propio, es bisexual. Modernamente, el nombre dado a los varones homosexuales es gay, y el nombre dado a las mujeres homosexuales es lesbiana.

Leer más...